La G de Guatemala es café, gente morena y sudorosa en su abrumadora mayoría religiosa, trabajadora y heterosexual; café de tanta porquería que vemos en ríos y lagos; café el color de los baches y carreteras de tierra que quedaron en lugar de autopistas; café de las toneladas de excremento que vemos en las negociaciones políticas y económicas. Literalmente de rosado nimi…

Asombroso el deterioro de nuestra sociedad y economía, que como resultado provoca una migración imparable, una desnutrición que más que asombrosa nos deja perplejos e imparable la dependencia en la exportación de gente que se traduce en remesas para mantener a flote nuestra economía.

 

¿De qué marca estamos hablando? Marca diablo, tal vez….

 

Si de verdad queremos vendernos como un lugar atractivo para la inversión, para que los retirados vengan a vivir acá, para ser un lugar de turismo o simplemente para un lugar de tránsito, necesitamos demasiadas cosas que un logo rosado no ofrece. Realmente hasta risa da. ¿Elefantes rosados o tal vez vestidos de niñas? ¿Qué están pensando los que hicieron ese fantástico trabajo que costo casi 7 millones de quetzales? ¿En qué país viven? ¿O tan bien les ha ido en los últimos años que su vida se ve color de rosa?

 

Ya en serio…

 

Para vendernos como un país atractivo a la inversión extranjera debemos ofrecer bastante más que exención de impuestos y mano de obra barata. Eso lo hacen 100 países en el mundo, y con muchísima mejor infraestructura que nosotros. Educación en inglés, como el caso de India, Paquistán y Bangladesh donde florecen las maquilas y call centers. Y ni así hay desarrollo y eliminación de la pobreza. Nosotros tenemos 700 profesores de inglés para un país de casi 20 millones. ¿A qué hora van aprender los patojos?

 

Puertos, aeropuertos, carreteras y líneas férreas y de transmisión eléctricas. Sin estos cuatro factores no importa cuánto quieran venir a invertir, simplemente no es posible ni siquiera echar a operar una fabrica seria. Imaginemos en Alta Verapaz, con el analfabetismo predominante, donde el idioma español es casi igual de foráneo que el inglés, llega alguna inversión importante y con que se encuentra: No hay carreteras de primer orden ni siquiera para llegar a Cobán, es el departamento con menor electrificación del país, sin línea férrea para que ingresen los suministros y salga el producto terminado y ningún puerto que pueda atender las necesidades más allá de los exportadores de banano.

¿Entonces de qué asombrosidad estamos hablando?

 

Las necesidades son demasiadas, debemos concentrarnos como lo hizo China en un plan multigeneracional para eliminar las barreras que están impidiendo a la sociedad y economía guatemalteca entrar ni siquiera al tercer mundo. Sí, junto a Haití, Somalia y Sierra Leona estamos en el cuarto mundo, donde ya ni siquiera es posible hablar de un pacto de nación, todo se está yendo por el caño en esa guerra de chairos y fachos, en la galopante corrupción y desdén político hacia las verdaderas necesidades de los guatemaltecos. Salud, Nutrición y Educación. Y si sobra algo para infraestructura qué bueno.

 

Pero vemos el ejemplo del hoyo negro de Villa Nueva, donde no solo se gastaron 24 millones en lodocreto y al final no sabemos cuánto costó la reparación; Un ministerio de Educación con presupuesto de 22 mil millones que no educa y no cuida las escuelas; Un ministerio de Salud sin presupuesto para vacunas; Un ministerio de Desarrollo Social que se gasta el presupuesto en salarios y rentas del edificio y un largo etcétera.

 

Ni que hablar del turismo, donde para auto engañarnos contamos la llegada de migrantes como ingreso de turistas, cuando la cifra real de visitantes extranjeros es apenas un 20% de la cifra reportada como “turismo”. Con la mayor biodiversidad de América en tan solo 4 horas de recorrido desde cualquier punto, simplemente no tenemos ni siquiera hoteles para atender a este turismo. 7 hoteles de 5 estrellas en todo el país. Ni que hablar de la percepción de seguridad y la capacidad para llegar a los sitios turísticos. Entre baches, bloqueos y apagones en realidad ¿a quién le interesa venir?

 

No, no es con un logo rosado como vamos a vender una buena imagen.