En el gobierno de Giammattei, no se conocen políticas contra la degradación ambiental, a pesar que, a nivel nacional en esa materia, se atraviesa una severa crisis: manejo inapropiado de desechos sólidos, basura, erosión, tala de árboles, desertificación, contaminación de las aguas, agonía de los lagos y muchos otros más, que son temas escondidos tras la justificación de la pandemia.

El Lago de Amatitlán agoniza a 25 kilómetros de ciudad Guatemala y se convertirá en un gran pantano. Este recibe varios contaminantes: desechos industriales, nutrientes, aguas residuales, cianobacterias, basura y desperdicios, sedimentos de los ríos que producen azolvamiento. Diariamente se introducen al lago 8 toneladas de heces fecales, porque los desagües del Sur de la capital, desembocan en el Rio Villalobos y estos van a dar al lago. Se extraen 48 mil metros cúbicos de basura y desechos al año. Los aceites que son vertidos dentro del lago con un difícil tratamiento, extienden la contaminación por un largo plazo. Los fosfatos están presentes y existe una medida de 5 mililitros por metro cúbico, que producen afloramiento.

El municipio de Guatemala es la principal fuente de contaminación, no existen controles, tampoco existen procesos biológicos para el tratamiento de contaminantes y estos no se pueden eliminar al ritmo en que entran al lago. Sobre todo, no existen plantas de tratamiento, solo algunos proyectos presentados como solución.  El principal proyecto ambiental sería eliminar totalmente la entrada de aguas residuales en el lago. Por el Río Villalobos se introducen la mayor cantidad de contaminantes, y existe un proyecto que desviaría el Rio Villalobos, hacia el Río Michatoya, en un tramo de kilómetro y medio, rodeando el lago.

Las aguas a nivel nacional están contaminadas en un 95%, y de no poner correctivos se advierte su desastroso destino. El problema se acrecienta, por la no aplicación de legislación y una política de prevención, tratamiento y rescate del medio ambiente; el no involucramiento del Estado impulsando los proyectos necesarios; la no inversión de recursos; la no participación de todos los actores comprometidos; y una visión parcial de la problemática al impulsar solo proyectos superficiales, con resultados inmediatos, en un fenómeno por demás complejo.

No se ha trascendido de plantear estrategias para rescatar el lago, que en la práctica no se aplican, a pesar de existir una institución, con recursos y personal encargada del problema: Autoridad Para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán, AMSA. Lo importante sería que el Estado, abordara el problema de manera multidisciplinaria y especializada, con el personal capacitado, apoyado por especialistas con experiencias de la comunidad internacional y los necesarios recursos económicos.  Impulsando políticas y proyectos, bajo una sola dirección, con la participación de los ministerios afines y las municipalidades responsables del desastre. El problema no se resuelve “echando agüitas mágicas”, en un gran depósito de agua, que diariamente recibe gran cantidad de contaminantes.

Se necesita una política integral, con leyes que penalicen a las empresas, para que los sectores industriales, comercios, viviendas y otros, no viertan contaminantes a los desagües y ríos que desembocan en el lago. Construcción de plantas de tratamiento residual y biológicas, en desagües que salen de la Capital y en todos los causes que lleguen al lago. Combatir los basureros clandestinos, cuya acumulación de desechos son arrastrados hacia el lago. Eliminar la extracción de arena, colocar depósitos para aceites y crear empresas de recolección. De la basura se pueden construir recicladoras y fábricas de gas metano, entre otras medidas.

Guatemala es un país sobre diagnosticado en lo económico, político y social, los problemas son ampliamente conocidos, pero los correctivos no aparecen, debido a la miopía política de los gobernantes y tampoco la “iniciativa privada”, que, con una actitud utilitaria, tampoco invierte ningún recurso para contribuir a resolver los problemas ambientales.