La mafia y la liga de corruptos, ha estado malversando los fondos del Estado, principalmente los destinados al Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, (MICIVI).

El fenómeno de la corrupción está enraizado en Guatemala, y se ha convertida en una enfermedad crónica. Se tienen muchas pruebas de los malos manejos, en este y los anteriores gobiernos. Las maletas conteniendo Q122 millones decomisadas en una residencia de Antigua Guatemala, vinculada a José Luis Benito, ministro de Comunicaciones durante el gobierno de Jimmy Morales, es un indicador que la corrupción campea en las instituciones del Estado, y no digamos la cantidad de agentes del narcotráfico enraizados en sus poderes e instituciones. Es dudosa la entrega tan fácil de este funcionario prófugo de la justicia. La pregunta se mantiene en el ambiente político: ¿Será castigado por ese sistema de justicia, o es una maniobra política de sus padrinos enraizados en el Estado para borrar el delito?

¿De dónde provenían los Q122 millones? Definitivamente del MICIVI. Estuvo latente la posibilidad de que el hallazgo de las maletas, se repitiera. Además, ese delito, no fue el único acto de malversación del anterior gobierno, solo fue la punta del iceberg. Pero si hay repetición, porque esas prácticas de defraudación se heredaron al actual gobierno.

El ex ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda del gobierno de Jimmy Morales, José Luis Benito. Fotografía de Simone Dalmasso

Con la preocupación de esos antecedentes, en 2021 siempre existió el riesgo que los Q10 mil millones de presupuesto previstos para el MICIVI, no fueran ejecutados, y fueran utilizados de manera corrupta. El mejor indicador de ello, es que la infraestructura del país, se mantiene destruida y la Contraloría General de Cuentas, aún no informa sobre la ejecución de esos fondos.  Obras como el Libramiento de Chimaltenango, solo sirvieron de pantalla para negocios particulares o de grupo. Se debe indicar que los fondos para Comunicaciones son importantes, porque es el ministerio encargado de la construcción de las obras, las cuales son fundamentales, porque la infraestructura del país forma parte de su desarrollo. Eso lo saben los corruptos, razón por la que han ideado diferentes procedimientos para apoderarse de esos recursos estatales.

Diputados de los bloques Vamos, Visión con Valores, Viva y Unidad Nacional de la Esperanza, UNE, firmaron la iniciativa 6043, que contempla una ampliación presupuestaria para el MICIVI. No es casual que esta la iniciativa presentada el 1 de marzo para aprobar Q 3.mil 191 millones 242 mil 500, ya contara ese mismo día con un borrador de dictamen favorable. Fue un acto por demás sospechoso, sobre todo, cuando se aproximan las elecciones, se está consolidando la alianza oficial, se postulan candidatos y se debe pagar una costosa campaña para ser electo.

Es una ampliación dudosa, porque ni siquiera han transcurrido tres meses del año 2022, en que fue autorizado un presupuesto de Q5 mil 400millones para el Ministerio de Comunicaciones. Según los ponentes de la iniciativa, los recursos serán invertidos en la reparación de carreteras, argumento que se ha venido utilizado en otras oportunidades y las carreteras siguen igual de dañadas. Otras iniciativas de ley tardan meses e incluso años para llegar a una Comisión del Legislativo y lograr su dictamen favorable. Esta iniciativa fue tramitada el mismo día y entregada a la Comisión de Finanzas. La justificación que se maneja en el Legislativo, por parte de las bancadas oficialistas, es que se debe aprobar la iniciativa antes de la entrada de la época de lluvias, para que las obras se ejecuten de manera efectiva.

Existe en este momento otras áreas de mayor prioridad como Salud y Educación, pero los fondos según la propuesta de los diputados, serán distribuidos así: La Dirección General de Caminos, DGC, recibirá Q1 mil 286 millones 809 mil 853; la Unidad Ejecutora de Conservación Vial, COVIAL; Q1 mil 748 millones 670 mil 146. 10; la Unidad de Construcción de Edificios del Estado, UCEE, Q 120 millones y el Fondo de Solidaridad, FSS, Q35 millones 762 mil 500.

Como otro ejemplo de corrupción, se menciona el Centro de Gobierno que sirvió para ubicar a la gente del partido de gobierno, y fue suprimido por las presiones sociales, pero mantiene distribuidos a sus ex integrantes, en la administración del Estado. Ubicados donde se toman decisiones estratégicas y donde se manejan recursos públicos.  Esto indica que el círculo vicioso de la corrupción, solo cambia de ubicación y prevalece la impunidad, en época de crisis de salud y económica. Mientras tanto, los guatemaltecos cargan con el aumento de los combustibles, del gas, del transporte, de la canasta básica y muchos etcéteras. ¿Qué más viene?