La población está enfrentando el contagio masivo y el número de muertos se incrementa cada día. Ya no existe lugar en los cementerios para continuar enterrando a quienes han perdido la vida. Cada día están muriendo 80 o más personas y me refiero a las reportadas de manera oficial. Posiblemente la cifra es mucho mayor si se piensa en la cantidad de personas que fallecen en sus viviendas y son inhumadas sin intervención de ningún médico o sin que se les haga prueba alguna.

En tanto en el Congreso de la República se está discutiendo la Ley de Emergencia Covid-19, la misma permitirá que se destinen recursos para enfrentar la pandemia, además podría establecerse un cambio en el errado camino que se ha seguido desde hace año y medio.

Estudiantes de sexto año de la carrera de medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala, han pedido a través de diversos medios que en la aprobación de esa Ley de Emergencia Covid-19 se incluya una beca de emergencia Covid-19 a la cual tengan acceso los estudiantes que están participando en el Ejercicio Profesional Supervisado (EPS), debido a que se ven en la necesidad de realizar la práctica en lugares en los cuales existe alto riesgo para ellos de contraer la enfermedad.

Una beca de este tipo permitirá que estudiantes sean incentivados en su labor en favor de la población, no debe olvidarse que quienes están en el último año de medicina son médicos en la práctica y en sus conocimientos, lo único que tienen pendiente es la graduación y contar con el título.

El Ministerio de Salud Pública debiera aprovechar ese potencial, haciendo que los estudiantes que realizan el EPS cumplan con las labores de Médicos en aquellos lugares en que no hay presencia de galenos.

No se trata nada más que el Congreso lo haga, sino que el Ejecutivo lo cumpla, debido al poco apoyo que ha existido hacia la prevención de la pandemia que nos viene azotando y que cada día es mas fuerte.

Al inicio de la pandemia, jamás se imaginó nadie que llegaríamos a tener cifras arriba de los seis mil casos por día o que la cantidad de muertos iba a alcanzar casi el centenar de víctimas por día.

De no adoptar medidas inmediatas, será imposible que se pueda vencer a este virus que ha venido para mantenerse durante mucho tiempo al lado de los seres humanos.