FOTOGRAFÍA DE ESTEBAN BIBA

5 ex miembros de las Patrullas de Autodefensa Civil fueron condenados a 30 años de prisión por violaciones sexuales en contra de  mujeres achí. Los jueces del Tribunal de Mayor Riesgo «A» los encontraron culpables de ejercer violencia sexual  y esclavitud doméstica en contra de 36 mujeres en Rabinal, Baja Verapaz en los años 1981-1982.

Los sentenciados el lunes son los hermanos Benvenuto y Bernardo de apellidos Ruiz Aquino y los también hermanos Damián, Gabriel y Francisco, de apellidos Cuxum Alvarado. A criterio de los juzgadores del tribunal, las pruebas presentadas por el Ministerio Público (MP) confirmaron la responsabilidad de los acusados, quienes primero se encargaron de desaparecer a los hombres y luego violaron y esclavizaron a las mujeres. Los juzgadores agregaron al leer la sentencia que en Rabinal se usó la violencia sexual como arma de guerra de forma sistemática y continuada.

Transcurrieron 40 años para que estas mujeres encontraran justicia tras haber sido víctimas de horrendos crímenes durante el Conflicto Armado Interno. Fue hace más de 10 años que estas mujeres comenzaron a dar sus testimonios sobre los vejámenes sufridos, las primeras capturas sucedieron en 2018 y por un momento en el año 2019, la impunidad encarnada en la toga de la jueza Claudette Domínguez dejó en libertad a los acusados al no darle crédito a las historias narradas por estas valientes mujeres.

Fotografía de Esteban Biba

A Gabriel Cuxum Alvarado se le agregaron otros 10 años a su condena por haber sido encontrado culpable de supresión y alteración del estado civil y uso público de nombre supuesto. Lo anterior fue utilizado por el acusado como patada de ahogado para evadir su responsabilidad en los crímenes.