Recién se ha celebrado en Colombia el proceso electoral que permite el cambio presidencial, en el mismo Gustavo Petro obtuvo más del 40% de los votos, en tanto que quien obtuvo el segundo lugar que ha sido su más cercano competidor alcanzó el 28%. El primero representa un movimiento nuevo que hasta ahora no ha tenido oportunidad de gobernar ese país, en tanto que el segundo lugar es parte de esas 40 familias que han dirigido los destinos colombianos durante los últimos 200 años.

Lo interesante de este proceso se encuentra en el hecho de que los votantes de ese país sudamericano tradicionalmente han emitido su voto de manera conservadora, dándole el beneficio a los de siempre, a los que siempre han estado en el poder, pero en esta ocasión -en 2022- ha sido diferente, pudiendo alcanzar el primer lugar en la primera vuelta una persona que ha tenido un pensamiento democrático desde su juventud, sus ideas lo llevaron a militar en un movimiento guerrillero que en 1990 firmó la paz con el Estado.

Muchos temen que de ganar Petro lleve a Colombia a una situación similar a la que ha vivido Venezuela durante los últimos años, pero esto es un argumento sin fundamento que fácilmente puede ser vencido, especialmente cuando se sabe que Gustavo Petro ha dado muestras de capacidad, pues en varias ocasiones ha sido sanador y alcalde de Bogotá que es la ciudad más importante de ese país, en ambos puestos ha demostrado su profesionalismo, pudiendo poner en práctica sus ideas y siempre rodeado de un equipo que se ha caracterizado por trabajar en conjunto por una Bogotá diferente.

Todavía no ha ganado las elecciones, falta ver qué ocurrirá de aquí a la segunda vuelta. Podría ser que los grupos tradicionales de poder se vuelquen a apoyar al candidato que obtuvo el 28% y que termine siendo él quien gane la presidencia, pero por lo menos hasta ahora se ha plasmado el descontento de la población hacia esas pocas familias que han gobernado y que como es internacionalmente sabido tienen a Colombia enfrascada en una guerra que ha costado la vida de millones de personas.