Con el incremento en el precio de los combustibles, se prevé que también se produzca el aumento de los costos en los productos de consumo general, entre ellos los de la canasta básica cuyos componentes son tan importantes para la sobrevivencia de los habitantes del país.

Créditos a quien corresponda.

Es importante mantener presente, que los subsidios no siempre son la solución, porque son temporales e implican que al salir dinero del erario público para pagarle a una empresa o a una persona, podría ocurrir que no haya transparencia en ese proceso, como ya ocurrió en el pasado cuando el servicio del transporte urbano era beneficiado con este sistema. Pues al no tener control sobre la cantidad de galones que se venden, fácilmente los empresarios podrían alterar el dato, para cobrar mayor cantidad de dinero de parte del Estado, lo ideal será que el Estado abandone la doble tributación en los combustibles y cobre únicamente el impuesto sobre combustibles o el del valor agregado, pero no los dos.

La doble tributación es inconstitucional, además de inmoral, porque el dinero del impuesto a los combustibles que debiera ser destinado a reparación de carreteras se destina a cualquier otro objetivo, menos a ese, pues como cualquier persona que sale al interior lo sabe, se requieren de muchas horas para recorrer cortas distancias. No es posible ir en el mismo día a un departamento porque se requiere de casi un día para llegar y otro para regresar.

El diésel ya supera los Q42 el galón, algo sorprendente, porque en el ámbito mundial el precio del barril de petróleo ha caído a US$85 luego de haber estado a US$110 o más, entonces, ¿Por que los combustibles siguen a tan alto precio en Guatemala?. Será conveniente que la DIACO cumpla con su papel y verifique que no haya abuso hacia los consumidores.

Otro fenómeno que se vive es el siguiente: El número de personas sin empleo es cada vez mayor, cuando en alguna empresa surge la posibilidad de contratar a alguien para un nuevo puesto, se presentan cientos de interesados, además para quienes cuentan con trabajo, los salarios que la persona percibe son tan bajos que es imposible sobrevivir, muy pocas personas logran llegar al fin del mes sin endeudarse o sin pedirle ayuda al resto de la familia.