La Sala Tercera de Apelaciones fue el escenario ayer de otro episodio de impunidad en la Ciudad del Futuro luego de que se confirmara la sentencia que dejó libre de cargos a Samuel y José Morales (hermano e hijo del expresidente Moralejas) vinculados al caso denominado “Botín Registro de la Propiedad” en donde estaban señaladas 25 personas.

Los familiares del nefasto expresidente estaban involucrados en actos de corrupción para defraudar al Estado de Guatemala, de acuerdo a las investigaciones del Ministerio Público, el hermano e hijo de Jimmy estuvieron involucrados en la simulación de eventos (que evidentemente nunca se realizaron) para después cobrar miles de quetzales. Los hechos que se les imputaban habrían ocurrido entre el 5 de noviembre y el 9 de diciembre de 2013 por servicios realizados de banquetes en el Registro General de la Propiedad (RGP) durante la administración de la célebre y políglota Anabella de León, quien además autorizó 15 plazas fantasmas que significaron un robo a la ciudadanía guatemalteca que ascendió a Q3 millones en la referida institución.

Recientemente la misma Sala había revocado a petición de la defensa de los Morales las restricciones que les impedían a los sindicados salir del país y movilizarse con libertad por el territorio nacional. En un arranque de alegría neopentecostal, Samuel «Sammy» Morales publicó a través de sus redes sociales que desde hace 5 años han sido respetuosos de la ley y concluyó con la frase: «¡La verdad nos hará libres!»