Luego que un fuerte terremoto sacudiera al país dejando más de 1, 400 muertos y numerosos heridos sepultados entre los escombros ahora la tormenta tropical Grace amenaza con incrementar el saldo trágico en una nación que ni siquiera se había repuesto del asesinato de su presidente Jovenel Moïse el 7 de julio.

La tormenta tropical Grace cobró fuerza en el Caribe y está provocando fuertes lluvias en territorio haitiano que dificultan las labores de rescate de víctimas tras el terremoto de más de 7 grados que devastó el país este fin de semana.

El terremoto del sábado pasado dejó al menos 6,900 heridos y un número indeterminado de fallecidos que se especula siga aumentando conforme avancen las horas y las labores de rescate de los próximos días. Estas labores han sido interrumpidas por los constantes aguaceros que azotan la región que ha visto cómo constantes deslizamientos han dejado bloqueadas numerosas carreteras.

LE LLUEVE SOBRE MOJADO

El violento sismo del sábado 14 de agosto hizo recordar al devastador terremoto de 2010 que dejó casi 200 mil muertos y de cuyos efectos el país aún no lograba recuperarse.

El sureste del país fue la región más afectada, especialmente la ciudad de Les Cayes que alberga a por lo menos 100 mil haitianos. Las autoridades calculan que al menos 37 mil viviendas quedaron destruidas.

El ex primer ministro y ahora presidente Ariel Henry hizo un llamado a la nación para dejar de lado las disputas y trabajar unidos en la reconstrucción, lo que se hace doblemente difícil debido a la grave situación sanitaria que atraviesa el mundo entero con la pandemia de Covid-19. Haití apenas recibió un primer lote de vacunas en julio pasado a través de una donación de los Estados Unidos.