Dicen que la bastedad del universo en que vivimos se limita al conocimiento que tengamos del mismo, eso en la ciencia es algo irrefutable, y puede aplicarse en todos los ámbitos posibles, en otras palabras, no podemos decir que no hay ballenas en el mar solo porque no las vimos durante nuestras vacaciones en el puerto, o decir que el sol es la estrella más grande que existe solo porque ignoramos que hay 70,000 trillones más allá afuera. Esto es algo que he dicho antes, no hay peor ciego que no quiera ver, que aparte de ignorar el panorama completo se quede embobado solo a creer lo primero que se le dice sin discernir la información, sin dudar de la veracidad de lo que se le plantea.

La pobreza intelectual es la que mantiene a una sociedad con una mediocre capacidad de resolver cualquier problema que le afecte, con base a ello debemos recordar que los políticos surgen de la sociedad, no existe una entidad privada que los elija para ocupar los cargos, somos nosotros mismos quienes los elegimos cada cuatro años, escogemos esa clase política ignorante, sectaria, corrupta, sin ideas, que impide avanzar a un país amenazado por varias crisis.

En estos momentos hemos elegido ser una sociedad ciega, ante una descarada cooptación del Estado por parte del pacto de corruptos, la bastedad del problema se limita al conocimiento que usted tenga de ello, si no logra percibir lo grave que es el actuar de la Corte de Constitucionalidad (CC) donde los políticos más corruptos eligieron apoyar al oficialismo y favorecer a la impunidad, o lo peligroso que resulta que un Presidente recete medicamentos sin fundamentos para una enfermedad que está matando a miles de ciudadanos, mientras permite el retraso en la adquisición de vacunas que es la única cura existente hasta el momento, solo para consentir negociaciones ilícitas. Qué decir de la lista que acaba de publicar EE. UU., hay diputados en funciones en esa lista, cómo es eso posible, o ver a un montón de alcaldes aplaudir la aprobación de una ley de contrataciones sabiendo a ciencia cierta que solo es para restar transparencia a los procesos; ante todo esto la pasividad de la ciudadanía es preocupante, porque no esperamos demasiado de una clase empresarial que ve con beneplácito el ambiente de impunidad, un bien que comparten con los narco-políticos en este momento.

Cosas peores se avecinan, es imprescindible llevar a cabo reformas de gran impacto, que rompan ejes ideológicos antiguos, que afecten de manera transversal y que superen el divisionismo que aún existe en los diferentes tanques de pensamiento, para así sacar de una vez por todas a esta clase política incapaz de anteponer el interés general a sus intereses maliciosos, solo queda abrir los ojos, salir de la ignorancia, no distraernos con ligas de futbol, o guerras divinas en otros países si no luchamos nuestra propia batalla, ya ni siquiera remamos contra corriente, estamos siendo arrastrados sin misericordia a un abismo del cual será casi imposible salir.

Fotografías de Esteban Biba