Originalmente 16 millones de vacunas Sputnik V fueron adquiridas, de las cuales previamente a su entrega fueron pagadas 8 millones. Nunca fue posible saber si en realidad se canceló la compra de las otras 8 millones, debido a que el contrato sigue manteniéndose en total secretividad.

Supuestamente con las Sputnik V, la población guatemalteca sería inmunizada en pocos meses, pero lo que ninguna persona de la población sospechó, fue que los envíos iban a sufrir tanto retraso que ahora han informado a los medios de comunicación que completarán el contrato en un plazo de tres años.

Las vacunas fueron adquiridas a un precio superior al de las otras vacunas que han sido recibidas en donación; las Sputnik V fueron adquiridas a un precio que podría alcanzar los 40 dólares por persona. El alto precio que se ha pagado no garantiza que las vacunas serán enviadas.

Por otro lado, Guatemala ha recibido millones de vacunas donadas, las que han servido para inmunizar con las dos dosis a poco menos del 20% de la población, cifra significativamente inferior a la que se requiere para contar con una sociedad que pueda empezar a levantar las restricciones y que paulatinamente se empiece a eliminar las restricciones que han provocado daños de todo tipo especialmente en la niñez que nunca imaginó tener que enfrentar estas medidas a tan corta edad.

Las vacunas donadas se han agotado, por lo que no es posible inmunizar a la niñez y a las mujeres embarazadas, no hay que olvidar que constituye una necesidad urgente que las vacunas se adquieran de manera transparente, de preferencia a través del sistema COVAX y evitando volver a adquirir vacunas rusas, debido a que han demostrado la ausencia de transparencia en la forma en que fueron adquiridas.

Constituye urgencia nacional la vacunación de la población, especialmente de los menores de edad, no es posible que en tanto la mayor parte de los países retornan a la educación presencial, en Guatemala se continúe impartiendo de manera virtual, ello coarta derechos, libertades y oportunidades para los alumnos y alumnas.

Se ha jugado con la salud del pueblo, más de 15 mil personas han perdido la vida y los contagios alcanzan cifras superiores al medio millón. Un mensaje positivo a la población será transparentar lo hecho, informar donde está el dinero e identificar a los responsables materiales e intelectuales de este daño.

Fotografía de Oliver de Ros