Según un reporte publicado por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en conjunto con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), Guatemala es uno de los 28 países en el mundo donde el hambre crónica se incrementará durante el periodo agosto – noviembre 2021.

Fotografía de Daniele Volpe

En el mundo existen 41 millones de personas en riesgo de caer en la hambruna de forma inmediata y los próximos cuatro meses serán críticos en la agudización de esta situación. La inseguridad alimentaria según el estudio citado tiene distintas causas entre las que destacan el cambio climático y los impactos económicos surgidos a partir de la pandemia COVID-19.

Guatemala, Honduras, El Salvador, Haití y Colombia son los países de América Latina que más sufrirán  los efectos de esta crisis. Los agricultores de la región atraviesan serias dificultades  y requieren asistencia para la reanudación de la producción de alimentos.