La ley solo existe para los pobres; los ricos y los poderosos la desobedecen cuando quieren… 

Marqués de Sade.

Siguiendo el comentario al artículo de Ramón Cadena, nos indica: “Al igual que en el Golpe de Estado clásico, es necesario en el Golpe de Estado contra el Poder Judicial, contar con la traición cobarde de otros jueces y, sobre todo, de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, quienes cobardemente se alían a los poderosos, para salvar su pellejo y se dedican a perseguir a jueces honestas y valientes, como Ericka Aifán”. Comparto totalmente porque hay jueces y magistrados “cobardes” que se han aliado a los grandes para salvar su situación económica, que venden su alma al diablo, no tienen escrúpulos y se ofrecen al mejor postor.

Sigue Cadena: “Paradójicamente, el Gobierno de Norte América ha sido el primer país en condenar estos hechos y tomar medidas al respecto: al otorgar asilo a los funcionarios públicos guatemaltecos perseguidos ante el Golpe de Estado contra el Poder Judicial y al retirar la visa de entrada a dicho país a funcionarios catalogados como corruptos (dentro de los cuáles está incluso la actual Fiscal General de la República) y al retirar la ayuda económica al Ministerio Público”. Aunque la Consuelo Porras lo quiera desnaturalizar, pero cierto, gracias a la intervención del gobierno estadounidense, se percibe que surja un halo de esperanza, condenando drásticamente a toda esa bazofia, retirándoles la visa de entrada y cortando toda ayuda económica, porque esta se va a sus bolsillos.

Finaliza Ramón: “Los actos del gobierno de EUA, creo que deberían de motivar a otros países de la Comunidad Internacional, a asumir las medidas similares que consideren oportunas. La peor medida, es el silencio cómplice”. Creo que en algún momento la Comunidad Internacional también hará lo mismo que los USA, en otras ocasiones se ha recibido ese aval internacional en la lucha a la corrupción.

 

Este artículo fue publicado originalmente en Nuestro Diario el primer sábado de noviembre 2021.