Mientras los hospitales de la red pública continúan desabastecidos y rebalsados en su capacidad, se reportan más de 12 mil muertos víctimas del Covid-19 el gobierno de Guatemala iniciará a partir de mañana una nueva fase de toques de queda que permitan reducir el número de contagios en toda la república.

El toque de queda entrará en vigencia a partir del sábado 4 de septiembre y la prohibición para ejercer la libre locomoción estará comprendida entre las 8 de la noche y las 4 de la mañana del día siguiente hasta principios de octubre.

La decisión la tomó Giammattei luego de sostener una reunión con sus ministros y escuchar las peticiones de un grupo de diputados y profesionales de la salud quienes pidieron pelo para tomar aire nuevamente ante el rebalse en sus capacidades de atención tal y como se evidenció esta semana con el pronunciamiento del personal del Hospital del Parque de la Industria en donde ya no se reciben más pacientes infectados con coronavirus.

Sin embargo, antes de cerrar las persianas y ponerle freno a la economía nacional, el estado de Calamidad deberá ser ratificado por el Congreso, quienes tendrán tres días para pronunciarse luego de haber recibido el documento del Ejecutivo. No obstante, usted querido lector tome las precauciones pertinentes porque mientras no se impruebe en el edificio Legislativo, las restricciones permanecen vigentes.

Fotografía de Fernando Chuy

Giammattei también anunció una campaña de pruebas masivas casa por casa para detectar contagiados, si el paciente es positivo para Covid-19, se le dará un kit de medicamentos. Si su resultado es negativo y es mayor de edad, se le ofrecerá vacunarse. Esta decisión es voluntaria, si el ciudadano se niega a vacunarse, se dejará constancia de su rechazo.