SIN TAPUJOS

Después de celebrada la Cumbre de las Américas a la que Alejandro Giammattei evadió viajar por sus característicos exabruptos, pues sin que hubiese recibido la invitación, se adelantó a decir que no asistiría, situación que después de plano se arrepintió.

 

Posteriormente viajó a Washington D.C. y participó en una reunión protocolar de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la cual refunfuñó del último informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), porque no le pareció que Guatemala fuera incluido en el Capítulo 1V.b, porque  a juicio de la CIDH se han verificado graves violaciones a los derechos humanos y ataques a la institucionalidad democrática, por lo que nos colocan en la lista negra de la Comisión, en la que también están Venezuela, Cuba y Nicaragua. Lo inadmisible fue el desatino de Giammattei en su discurso.

 

¿Qué quería Giammattei? que nos colocaran igual que a los países donde se honran los derechos humanos, donde hay Estado de Derecho, donde se respeta la independencia de los poderes del Estado, donde se combate la corrupción e impunidad, donde se enaltece una verdadera democracia, etc. etc. por favor Giammattei no se confunda, acepte que su mandato ha sido un total fiasco, nunca nos imaginamos que hubiera alguien que superara en la mediocridad y la payasada a Jimmy Morales, pero usted se ha llevado las palmas.

 

Su intervención en esa reunión en la OEA fue con el hígado, perdió el control como si estuviera en su país, utilizando palabras que no son dignas de un gobernante, y que nos hizo quedar mal ante el concierto de naciones democráticas, porque ese mensaje fue transmitido en todos los países, abusivamente nos dibujó en cuerpo entero como un país que elige a sus gobernantes que desconocen cómo comportarse y expresarse en reuniones de carácter internacional, sinceramente sus actitudes dan pena, porque no impresionó a la concurrencia como un estadista serio, comprometido y que sabe mantener la prudencia y compostura, desafortunadamente no fue así, su proceder fue el hazme reír de los presentes, dejando mal parado a Guatemala. Un gobernante serio, responsable sabe cómo dirigirse a una concurrencia, máxime tratándose de un público en un organismo internacional.

Seguramente creyó que estaba en sus acostumbradas reuniones con sus ministros de Estado, con las presidentes del Congreso, de la CSJ; con la Fiscal General; con los magistrados del Tribunal Supremo Electoral, de la Corte de Constitucionalidad y demás lamebotas, donde con sus acostumbrados gritos y somatones de mesa, gira sus órdenes, o que se encontraba en campaña electoral ante los migrantes, pero ellos ni siquiera atención le pusieron a sus desplantes.

 

Los funcionarios de la CIDH conocen los escenarios de todos los países, para ellos no es extraño todo lo que está sucediendo en Guatemala, como tampoco se inventan o se sacan de la manga cualquier asunto. Antes de publicar la situación de cada país, primero investigan, analizan y actúan, pero para llegar a ello y sacar sus conclusiones, les lleva un arduo trabajo, y no es como lo pinta Giammattei, que es un capricho de la Comisión.

 

Alejandro Giammattei, tiene copada a la institucionalidad del país -Cortes: Suprema de Justicia y de Apelaciones, de Constitucionalidad, Tribunal Supremo Electoral, Congreso de la República, Contraloría General de Cuentas, USAC y otras más- que sutilmente ha movido sus tentáculos para tener el poder y control absoluto, claro que aquí no se ha hecho tan burdamente como Daniel Ortega en Nicaragua y Nicolás Maduro en Venezuela, porque hay varias formas de instaurar una dictadura, y aquí lo ha hecho a través de hacer alianzas con los partidos más desacreditados y que son partícipes del Pacto de Corruptos.

 

Cómo puede hablar de desarrollo humano si vemos con mucha tristeza las condiciones en que se encuentran la mayoría de las escuelas, sin pupitres, sin sanitarios, sin agua, pero eso sí, dándole más dinero al pícaro de Joviel Acevedo. La situación de la red hospitalaria está tremenda, y lo que más llora sangre, es que usted autorizó a sus aliados diputransas que le quitaran Q600 millones al Ministerio de Salud para la reparación y mantenimiento de carreteras, y que ese dinero ya sabemos a dónde va a ir a parar, a la bolsa de los empresarios de la construcción con los que sus compinches se han enriquecido más.

 

Estas alianzas con las organizaciones políticas más desprestigiadas tienen un costo muy alto para los guatemaltecos, porque los acuerdos a los que han llegado no son gratis, tienen un costo muy alto, el dinero corrió a manos llenas, para aprobar los millonarios préstamos que dizque necesitó para paliar la emergencia de la pandemia, como también de las desgracias causadas por las tormentas. Pero, ¿Dónde está el dinero? Guatemala está entre los países del mundo, que menos ha vacunado a su población, y se han echado a perder grandes cantidades de vacunas porque las mismas vencieron. La infraestructura vial está en un total caos, y se han dedicado a beneficiar a “empresarios de la construcción” que vienen haciendo sus asquerosos negocios desde el desgobierno de Álvaro Colom hasta el actual. Como muestra solo en el hoyo que se hizo en la carretera hacia Villa Nueva se fueron por arte y magia al agujero Q24.5 millones porque estúpidamente quisieron rellenarlo con lodocreto y el agua que corre subterráneamente se lo llevó, aunque hay muchas dudas en que se haya realizado semejante estupidez, y es otro de los engaños que los altos funcionarios del MICIVI y de la Municipalidad de Villa Nueva nos hicieron, porque se presume que ese dinero se fue directamente al bolsillo de algunos funcionarios de estas instituciones.

 

Giammattei, no crea que se encuentra blindado en una burbuja de cristal, porque los tiempos cambian, y un pueblo que parece adormecido, en el momento menos esperado puede resurgir, como fue en el 2015. Usted se ha abierto innumerables frentes tanto nacionales como internacionales, que en cualquier momento le pueden traer graves consecuencias. Su período presidencial ya está por finalizar, le queda un año y medio, el tiempo vuela, y ya no hay chance para enderezar la nave, tuvo varias oportunidades, pero las desaprovechó por sus alianzas con los más deshonestos. Si al pícaro de Jimmy Morales le surtió efecto refugiarse en el Parlacen, -Organismo que usted ofreció sacar a Guatemala- no se sienta tan seguro que le pueda ir igual, las situaciones son cambiantes.