Desprendido del caso “Negocios en la industria militar”, la talishte Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) develó otra línea de enhebración judicial denominada “Falso notario”, y recién capturó a un pobre diablo llamado Jorge Luis Montenegro Jerez, por la presunta falsificación de documentos públicos. Montenegro Jerez dirigía una oficina notarial en la que se le hizo chanchullo a por lo menos en 900 documentos. Esto implica que le den en la nuca bajo los cargos de usurpación de calidad, falsedad ideológica y estafa. Así que si el sector justicia se pone las pilas y hace su trabajo, es probable que el pobre Montenegro pase severos días recluido en las bartolinas medievales de este país.

Montenegrito habría incluido información falsa en actas notariales vinculadas a los crímenes analizados en el caso “Negocios en la Industria Militar”, eso fue destapando más cochinadas de este tipo a cargo del espurio notario.

Según la fiscalía: “siguiendo las pruebas obtenidas de la investigación, se descubrió un mecanismo paralelo a la red criminal en la Industria Militar, que se dedica a la falsificación de documentos públicos”.

El MP realizó dos allanamientos en la zona 7 de San Miguel Petapa, para secuestrar más evidencia contra Montenegrito.

El seguimiento del caso “Negocios en la Industria Militar” llevó a descubrir que un grupo de chafas recibió por medio de cheques y otras transacciones 1,827,765.67 quetzalcuacos en coimas por contratos favorables a sus proveedores, entre 2008 y 2011. Siendo por ello enhebrados los chafas retirados: Jorge Arturo Vega Chávez, José Alfredo Cotzojay Chajón, Byron Manuel Santos Galindo, Carlos Geovani Mejía Girón y Rolando Enrique Hernández González.

En una de esas marufias, el empresaurio Ernesto Arturo Zamora Cruz le regaló de ñapa una ranfla lujosísima al entonces (2008) capo de la Industria Militar del Ministerio de Defensa, José Alfredo Cotzojay Chajón. La troca en cuestión era valuada en 40,000 morlacos yanquis (Q280,000 de entonces).

En julio de 2018, Cotzajay vendió el vehículo a la desconocida Nathalie Rocío Barrillas Contreras por Q60 mil. Por desgracia para los criminales de cuello blanco, este amarre le dio las pistas necesarias a la Feci para descubrir la espuria oficina notarial de la que venimos hablando. La misma lleva el estúpido nombre de “Multiservicios Monte George”, y fue ubicada irónicamente en la 23 calle y 20 avenida, Villa Hermosa I, zona 7 de San Miguel Petapa, frente a la sede de la Superintendencia de Administración Tributaria de ese municipio. Montenegrito, jefe indiscutido de ese pequeño emporio criminal, solía presentarse como “licenciado en derecho”, “abogado”, “asesor jurídico”, o “licenciado”, dependiendo de su humor del día, sin ser otra cosa que un diabólico estafador que convirtió a los usuarios incautos de la falsa oficina notarial en víctimas irredimibles de esta patética cadena de embustes. Pero toda persona de fe sabe que los planes de Dios son perfectos, así que no hay nada que temer…

Según la Feci: «Este extremo, además, ha sido documentado en virtud de múltiples declaraciones de usuarios de los supuestos servicios notariales y por los investigadores de la Dirección de Investigaciones Criminalísticas. Los peritajes grafotécnicos respectivos, han determinado que, indistintamente, se han falsificado: firmas de comparecientes en documentos públicos, inclusive a cinco usuarios quienes en el momento de los hechos habían fallecido. De acuerdo con lo expuesto, mediante ardid y engaño, se afectó en su patrimonio a una gran cantidad de usuarios, además de la afectación a los principios de seguridad jurídica y fe pública. Actualmente existe incertidumbre en los ciudadanos, usuarios de los servicios de “Multiservicios Monte George”, sobre la validez de las gestiones realizadas utilizando los documentos ideológicamente falsos».