Un nutrido grupo de ex militares que buscan resarcimiento volvió a tomar este martes las calles de la Ciudad de Guatemala para exigir una compensación económica por los “servicios prestados a la patria” durante el conflicto armado.

Parece el cuento de nunca acabar, los ex cuques continúan protestando para que el Congreso de la República apruebe una iniciativa de ley que les permita acceder a una cifra nada despreciable: 120 mil quetzales.

A su paso hacia la Plaza de la Constitución se encontraron con otra protesta de sindicalistas del sector Salud, la cual disolvieron agresivamente para continuar su recorrido, el enfrentamiento no pasó de los alegatos verbales y la destrucción de algunas de las pancartas de los salubristas.

La respuesta de la PNC, aunque tibia, no se hizo esperar, tres contingentes fueron desplegados a lugares estratégicos que podrían verse afectados por la manifestación: Palacio Nacional de la Cultura, Aeropuerto Internacional La Aurora y las afueras del Congreso de la República.

Varios de los ex militares se concentran en La Plaza y han expresado a periodistas su descontento ante la falta de escucha por parte de los diputados a sus exigencias.

Como ya se ha informado antes, la solicitud de resarcimiento por parte de los ex militares se ve cuesta arriba ante las debilidades económicas del Estado guatemalteco