La obra ubicada frente a la Municipalidad de Guatemala se inauguró apenas a finales de abril.

Nada. No se sabe nada porque cuando las autoridades de la Municipalidad se percataron del acontecimiento, ya el daño estaba hecho. Lo que no deja de despertar la curiosidad es la fecha escogida por los antisociales para intervenir “artísticamente” la obra que recuerda la finadísimo alcalde de la ciudad de Guatemala, Álvaro Arzú Irigoyen, el primero de mayo, día internacional en que se celebra a los trabajadores. Lo que nos hace llegar a una conclusión: Con o sin manifestaciones públicas el descontento de la ciudadanía es evidente.