SIN TAPUJOS

Cuanto no quisiera escribir sobre otros aspectos de suma importancia, pero desafortunadamente la situación tanto de la pandemia como la politiquería, me obligan a continuar escribiendo especialmente del cáncer que está corroyendo a nuestra querida Guatemala: la maldita corrupción, como lo dijo Giammattei en su discurso de toma de posesión, pero que infelizmente se convirtió entre los gobernantes más corruptos que hemos tenido.

Giammattei, tiene una sed de hacer fortuna y de beneficiar a lo más desgraciado de nuestro país, porque han sido sus grandes aliados, y me atrevo a creer que, para él, la pandemia del covid-19 ha sido una suerte, porque le ha servido para realizar innumerables negocios turbios y agenciarse de grandes cantidades de dinero.

El lunes de esta semana los guatemaltecos y el mundo entero pudimos observar el triste espectáculo que dieron los “padres de la patria”, donde ese ejemplar de cerdo, el presidente del Congreso de la República, Allan Rodríguez, juntamente con el secretario de la junta directiva el diputado tránsfuga y del grupo de Sandra Torres, Santiago Nájera, arbitraria y abusivamente prolongaron casi una hora la votación para aprobar, modificar o improbar el Decreto Gubernativo 8-2021que declaraba el estado de calamidad, porque sabían que no iba a ser aprobado, entonces Rodríguez se puso descaradamente con dos teléfonos en la mano a hacer llamadas a otros diputados para comprar sus votos. También fuimos testigos de cómo le funcionó esa compra de votos, porque de 52 pasó a 77 votos, y estuvo a un paso de que la votación fuera favorable al desgobierno de Giammattei.

Las bancadas que han estado con el partido oficial VAMOS y que son las más descalificadas votaron a favor del estado de calamidad: TODOS de Felipe Alejos, UNE, el ala de Sandra Torres, PAN, de Manuel Conde Orellana, UCN, de Mario Estrada, PODEMOS, VIVA, BIEN, FCN-Nación de Jimmy Morales, Prosperidad Ciudadana.

Recuerdo cuando tras el terremoto de 1976, el expresidente Laugerud, no gozaba de simpatía porque había llegado a la presidencia por un escandaloso fraude electoral, pero cuando la tragedia se dio, el gobernante tomó el liderazgo y se puso al frente para sacar adelante a Guatemala, lo cual le representó que muchos que no simpatizaran con él, reconocieran su liderazgo y se granjeó de muchas simpatías. En cambio, Giammattei, que tampoco llegó a la presidencia con muchas simpatías, porque el voto que le dieron a él fue para no dárselo a la despreciable Sandra Torres, ahora compinches, resulta que cuando se presentó el primer caso de contagio en Guatemala, Giammattei hizo alardes de que como es médico, en poco tiempo combatiría a la misma, declarando el primer estado de calamidad y solicitó millonarios préstamos para paliar la situación, que el Congreso le autorizó. Llevamos un año y seis meses con el covid en nuestro país, y el tal Giammattei no ha hecho absolutamente NADA para atender la crisis. El dinero que se le ha dado en préstamos, y que los guatemaltecos tenemos que pagarlos, se han esfumado, los hospitales están colapsados, no hay medicamentos, no hay vacunas -solo las que nos han donado los países amigos- porque las que compraron a Rusia, han venido a cuentagotas.

Estamos jodidos, con esta vergüenza de desgobierno, incluidos los diputados vendidos, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Corte de Constitucionalidad, Tribunal Supremo Electoral, el Ministerio Público, y demás organismos de la administración pública. Aquí la lucha contra la porquería continúa, y no bajaremos la guardia hasta no verlos afuera, porque el bien tiene que vencer al mal.

¿Dónde está la máquina que donaron para hacer 60 mil mascarillas diarias? ¿Dónde está el dinero que aprobó el Congreso el año pasado para la compra de medicamentos, y equipo hospitalario? ¿Dónde están las vacunas? ¡Respondé esas preguntas Giammattei!, aunque vos declarés que no es tu maldita responsabilidad, yo te digo, que maldita la hora en que llegaste a la presidencia con un equipo de corrompidos, narcos y ladrones, sos el gobernante más nefasto que hemos tenido, creí que con Jimmy Morales habíamos tocado fondo en lo más inmundo, pero todavía dejó un lugar para vos.