La Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) anda desatada. Hoy presentó el caso «Lucrando por Impunidad» y de una procedió a enchachar a un tal Jossé Augusto Gálvez Orellana —o Josse Orellana Gálvez—, por andar chantajeando y usurpando calidades. La captura se hizo en la opulenta zona 16 de la Ciudad del Futuro, y se espera que el Juzgado Octavo Penal realice la chichiflixeada de rigor.

 

 

 

 

La investigación apunta a que Jossesito realizaba chantajes a diferentes almas en pena a cambio de que la soplona eficaz Aneliese Herrera no cantara sus nombres en sus declaraciones oficiales.

Este querubincito del averno era conocido en Tuiter por incitar al odio y a la discriminación contra actores comprometidos con la lucha anticorrupción en el país neobananero.

El caso «Lucrando por Impunidad» saca a la luz una diabólica red de sobornos y bullying en redes sociales para amedrentar defensores legales de las personas procesadas en el caso «Construcción y Corrupción».

El ciudadano Richard Allan Mackenzie Shaw Arrivillaga, había chillado ante la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG), que recibió varios mensajes de WhatsApp, de un tipo, tipa o tipe, que indicaba que prestaba asesoría jurídica a Aneliese Mercedes Herrera Monterroso, exachichincle de Alejandro Sinibaldi (AKA “El Fisiquín”). En ese entonces Herrera Monterroso estaba a punto de volverse soplona del MP, para el caso denominado «Construcción y Corrupción» manejado por la Feci.

El propósito de los mensajes era hacerse de una pequeña extorsión de 300,000 petucos a cambio de que Analiese se abstuviera de cantar lo concerniente a las plazas fantasma de Richard Shaw en el Ministerio de Comunicaciones, cuando El Fisiquín era ministro.

¿Adivinan quién era el tipo, tipa o tipe? Exactamente, la investigación llevó al nombre del joven Jossé —o Josse—, quien suponemos ha de ser algo más que un amigo de Anelisse. Incluso la visitó mientras estuvo en el tambo preventivo, unas 174 ocasiones, entre el 19 de julio de 2017 y el 4 de agosto de 2018.

Entre las víctimas de chantaje que cayeron puros majes en la treta del joven Jossé —o Josse—, podemos encontrar a la exdiputada Graciela Emilennee Aquino Mazariegos, a quien, de los 100,000 pajarracos verdes de pecho rojo que se le pidieron de entrada, hizo un depósito inicial de 5,000. Le salió barato.