Recientemente celebraron sus asambleas nacionales tres partidos políticos, que tienen como común denominador ser parte del Pacto de Corruptos, una característica distintiva en estas tres organizaciones, es el reciclaje de candidatos despreciables. Las organizaciones que celebraron sus asambleas y eligieron a los miembros de su comité ejecutivo nacional son: Unionista, Valor y Vamos.

Los unionistas eligieron como secretario general al hijo del fundador y dueño del mismo, Álvaro Arzú Escobar, pero como secretario general adjunto III, fue electo el indigno exministro de Gobernación en el desgobierno de Jimmy Morales, Enrique Degenhart, quien debería estar tras las rejas por todas las tropelías cometidas durante su gestión en dicha cartera.

El partido Valor cuya propietaria es la exdiputada Zury Ríos, quien fue la protagonista junto a su padre el general Efraín Ríos Montt, del famoso Jueves Negro y Viernes de Luto. A ese partido se ha sumado otra exfuncionaria del desgobierno de Jimmy Morales, la ex canciller Sandra Jovel, que se caracterizó por su desfachatez en la actuación de su cargo.

El otro partido que celebró su asamblea nacional y que eligió a su comité ejecutivo nacional fue Vamos, cuyo patrón es Alejandro Giammattei. El partido oficial designó también a los integrantes del Tribunal de Honor, escogiendo como presidente del mismo a Luis Miguel Martínez Morales, conocido como “Miguelito” y por su cercanía a Giammattei.

Como podemos observar, todo es más de lo mismo, los partidos políticos no se han preocupado por atraer a personas calificadas para que integren los comités ejecutivos nacionales, pues han buscado entre la suciedad y es eso lo que han encontrado. ¿Qué podemos esperar para el próximo evento electoral? Definitivamente nada bueno con la politiquería a la orden del día.

Fotografía de Fernando Chuy

 

Este artículo de opinión fue publicado originalmente en el periódico de mayor circulación en Centroamérica (Nuestro Diario) un 27 de noviembre de 2021 y se llamaba originalmente «La politiquería reina en Guatemala».