Leyendo esta semana un matutino, aparece que varios diputados del narco partido Unión del Cambio Nacional (UCN), están saltando para el partido oficial VAMOS, como también del partido Unidad de la Esperanza Nacional (UNE) del ala de Sandra Torres.

Esto no es de extrañar, porque quizá en un algún momento los magistrados del Tribunal Supremo Electoral, tengan el valor de cancelarlos, pero estos desventurados magistrados antes de tomar esa decisión han dicho que apoyan que diputados puedan ser tránsfugas, ya que en febrero de este año enviaron al Congreso la iniciativa de reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. El proyecto contempla cambios a 44 artículos, entre ellos regresar a la práctica del transfuguismo.

¿Qué podemos esperar de ellos, más ahora que el nuevo presidente es Ranulfo Rojas Cetina, famoso por haber presentado un certificado falso de acta de graduación de doctor en Derecho Constitucional? Ahora tiene que quedar bien con los diputados mafiosos para cubrirse las espaldas. Además, uno de sus colaboradores más cercanos es el director del Registro de Ciudadanos, Óscar Alfonso De Paz, letrado de la Vocalía cuando Rojas fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Está bien aceitada la maquinaria corrupta, y con suficiente tiempo se están pasando a las filas del partido oficial, porque los más nefastos del Congreso han encontrado ahí un lugar donde acepten sus inmundicias, y lograr así tener los votos necesarios para no estar comprando con los del Pacto de Corruptos y tener mayoría.

Ranulfo Rojas, presidente del TSE. Fotografía de Carlos Sebastián

Aunque a muchos les duela, en Guatemala hemos carecido históricamente de verdaderos partidos ideológicos que velen por los intereses de la población, los que se han formado en su mayoría, han tenido por objetivo que sus dueños hagan negocios y se enriquezcan.

 

*Este artículo fue publicado originalmente en Nuestro Diario el sábado 19 de junio de 2021.