PARTICIPACIÓN POLÍTICA

De acuerdo a lo establecido en la Ley Electoral y de Partido Políticos, los partidos políticos para mantenerse reciben financiamiento público.

En los partidos, el Comité Ejecutivo Nacional – CEN- , toma la responsabilidad de construir la organización partidaria en los municipios. Sin embargo, la mayoría de secretarios de organización no cuentan con los recursos para cumplir con las exigencias de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. El financiamiento público a los partidos es el equivalente a 2 dólares por voto alcanzado en las elecciones (Art. 21). Los partidos políticos con pocos votos electorales obtienen pocos recursos, sin embargo aunque se obtenga una cantidad importante de recursos, estos no son suficientes para el funcionamiento de un partido durante cuatro años. Para empeorar la situación estos recursos son utilizados para pagar deudas de campaña, no para crear organización.

Además del financiamiento público, la LEPP permite a los partidos obtener financiamiento proveniente de fuentes privadas. Sin embargo, este llega a los partidos durante el tiempo de campaña electoral, debido a que los financistas que no pertenecen a ningún partido no tienen interés en construir organizaciones partidarias, su interés primordial es influir en los funcionarios públicos después de las elecciones. Ante esta situación, los CEN dependen de los recursos de sus líderes locales para cubrir los costos. Como resultado la organización pertenece al líder local y no al partido. Los costos que debe cubrir una organización política son: 1) costo de asambleas, 2) costos administrativos, 3) costo de reclutamiento de líderes, y 4) costos de afiliación.

Paseo La Sexta, Ciudad de Guatemala. Fotografía de Ban Vel

Costo de asambleas. Esta actividad es una condición para la legalización de una organización municipal e implica gastos para alimentación, indumentaria del partido y artículos promocionales para los asistentes (camisas, gorras, vasos, pelotas). Los partidos que desean atraer a sus afiliados a las asambleas necesitan contar con estos incentivos, de lo contrario, la asistencia es reducida y esto pone en peligro la realización de la asamblea. En el caso de las asambleas departamentales, implica gastos por traslado de los delegados municipales hacia el lugar donde se lleve a cabo la asamblea, el alquiler de un inmueble para realizar el evento, equipo de sonido y audiovisual, entre otros gastos.

Costos administrativos. Renta de locales para la apertura de sedes y filiales en puntos visibles, pago de personal de tiempo completo para atender. Reclutamiento de líderes, la cultura clientelista ha generado la expectativa de que al líder local va a obtener algo material por su liderazgo y debido a este fenómeno la dinámica de organización en lo local se define por un proceso de oferta y demanda, en el que los partidos con más poder económico y político tienden a reclutar a los líderes con organizaciones establecidas y que representan votos importantes para el partido en el momento de la elección.

Costo de afiliación. La LEPP asigna la responsabilidad de afiliación a los CEN. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) provee hojas de afiliación y un software especial para que los partidos políticos afilien a las personas e introduzcan su información. Todo el proceso de validación de las afiliaciones sucede en la sede central del TSE.

Seguiremos conociendo cómo operan estas máquinas electorales para entender su comportamiento.