¿Puede el exjuez con orden de captura por el caso de Comisiones Paralelas  2020, reinstalarse en su puesto como Juez Tercero Penal? Según el Consejo de la Carrera Judicial (CCJ), siempre sí.

Fotografía de Fernando Chuy

Este miércoles trascendió la noticia de la autorización brindada por parte del CCJ a favor de Mynor Mauricio Moto Morataya, argumentando que a partir del  martes 13 de abril vencería la excedencia otorgada (permiso especial) en enero para que participara en el proceso de elección a magistrado titular de la Corte de Constitucionalidad. Un documento expedido por el mismo Moto, explicaba que, gracias a la suspensión de su juramentación como magistrado, realizaba las gestiones para reinstalarse en la judicatura, lo que le supondría el anhelado derecho de antejuicio.

Ante la paradoja planteada al principio, la Feci (Fiscalía especial contra la impunidad) parece la entidad gubernamental que muestra algo de sentido común, o mera decencia, al pedir a dicho consejo que explique la situación actual de Moto, puesto que, según Francisco Sandoval, comandante en jefe de la Feci, la orden de captura sigue vigentísima y nadie la ha revocado. Sandoval también pidió a la judicatura informar a su fiscalía si Moto, un abogado o cualquier achichincle se presentase a gestionar la toma de posesión del cargo el próximo 14 de abril; lo cual sería francamente absurdo, pero en esta parte de la periferia del planeta nunca digas nunca.

Juan Francisco Sandoval Alfaro, tatascán de la Feci. Fotografía de Edgar Pocón

El universo no se cansa de demostrarnos que la naturaleza se comporta de manera antilógica. El experimento del gato de Schördinger demostraba, allá por 1935, que teóricamente y gracias a algo llamado “principio de superposición cuántica”, un gato puede estar vivo y muerto al mismo tiempo, aunque parezca absurdo. Este principio de superposición existe de verdad (aunque no se haya matado a ningún gato real para demostrarlo), y se ha comprobado físicamente en miles de experimentos. Gracias a este conocimiento hoy usamos tecnología que nos permite sincronizar satélites e idiotizar al mundo con Tik Tok y demás bazofias por el estilo —la basura de unos es el tesoro de otros—. Así que lo increíble no es tan increíble después de todo.

No vemos por qué Mynor Moto no pueda ser juez y tener una orden de captura al mismo tiempo, sobre todo cuando se trata de este país tan rebonito. Pero si el gato de Schördinger era un gato hipotético, la inmunidad de Moto, no tanto. ¿O estamos equivocados?

Pese a cualquier marufia, y aunque la CCJ diga misa, el 26 de enero del presente, Mynor Mauricio Moto Morataya había hecho la entrega formal del cargo de juez de primera instancia, constante y sonante en una certificación del secretario del Juzgado Tercero del Ramo Penal, José Raúl López Barrios. Su inmunidad, ya que no hipotética, sería inexistente, siempre que esto último sea verdad. Quizás haya una conspiración de los medios que se creían fidedignos y no lo son para nada. ¿Y si Mynor Moto es el próximo Jesucristo? Nunca lo sabremos, amable lector… Nunca lo sabremos…

Fotografía de Fernando Chuy