FOTOGRAFÍA DE EDGAR TUY

El Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos se celebra el 7 de junio de cada año, con el objetivo de dar a conocer, detectar y prevenir los riesgos que pueden ocasionar los alimentos en la salud de las personas, generando acciones que contribuyan a la seguridad alimentaria, la economía, la salud y el desarrollo sostenible.

 

¿QUÉ SE ENTIENDE POR INOCUIDAD ALIMENTARIA?

La inocuidad alimentaria se refiere a la seguridad y control preventivo de la calidad de los alimentos desde su producción primaria (incluyendo el almacenamiento, transporte, comercialización y distribución) hasta su consumo final, a fin de evitar la contaminación y las enfermedades que son transmitidas por el consumo de alimentos en mal estado.

La ausencia de estos estándares puede representar un grave peligro de salud para las personas, debido a que los alimentos pueden estar contaminados por algunos microrganismos como bacterias, virus o agentes químicos (insecticidas o pesticidas) que no pueden ser detectados a simple vista.

Es fundamental la adopción de controles estrictos e integrales en la cadena alimentaria, siendo una responsabilidad conjunta de los gobiernos, industrias y consumidores.

Fotografía de Josué Alvarado

LA SEGURIDAD ALIMENTARIA: UNA RESPONSABILIDAD DE TODOS

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la seguridad alimentaria se define como el acceso permanente y suficiente a alimentos que satisfagan los requerimientos nutricionales y preferencias alimentarias de las personas, contribuyendo a una vida activa y saludable.

La seguridad alimentaria no está supeditada únicamente a la importancia de consumir alimentos que no supongan un riesgo para la salud. Está relacionada con los siguientes factores:

  • La disponibilidad suficiente de alimentos.
  • El acceso oportuno a los alimentos y su aprovechamiento.
  • La calidad de los alimentos, referida a su inocuidad y grado nutricional.

La producción, comercialización y elaboración de los alimentos es una responsabilidad de todos los que intervienen directa o indirectamente en este proceso.

Para que la seguridad alimentaria sea una realidad y un éxito global se requiere el cumplimiento de estrictas normas de control, referidas al saneamiento de las aguas, seguridad en la planificación de la producción agrícola y mayor educación para el sector productor y consumidor que garanticen la inocuidad alimentaria y que contribuya a evitar la propagación de enfermedades a nivel mundial.