Cada 2 de diciembre se conmemora el Día Internacional de la Abolición de la Esclavitud, para conmemorar la fecha exacta en que la Asamblea General de la ONU firmase el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena.

No obstante, esta organización, aún hoy en día, sigue luchando contra las formas modernas de esclavitud, que no se han podido erradicar en el mundo. Y en el caso particular de Guatemala, estas formas contemporáneas de esclavizar a la gente siguen estando a la orden del día, es fácil reconocer cómo personas inescrupulosas se aprovechan de las necesidades de los más humildes para exprimirlos durante horas por sueldos miserables o inexistentes, nadie en este país está exento de caer en las garras de la explotación laboral.

Quizás la apatía ciudadana y la falta de empatía con el prójimo te haya impedido saber el nombre de la persona que a diario fabrica las tortillas que te metés a la boca. Y si no le sabés el nombre, menos podrías conocer si ella está siendo víctima de esclavitud moderna con extensas jornadas laborales de más de 12 horas de lunes a domingo sin salario digno. También resultaría fácil ir donde las cariñosas a malgastar el aguinaldo y dejar a la prole sin el estreno navideño, nuevamente sin saber que esa muchacha que sirvió para satisfacer los bajos instintos no más allá de 15 minutos está siendo víctima de constantes abusos en un país extranjero donde un grupo criminal no le devuelve sus documentos y la amenaza con hacerle daño a su familia si algún día escapa.

Fotografía de Esbin García

¿Qué son las formas modernas de esclavitud?

En palabras sencillas, se trata de aprovecharse de las necesidades económicas de las personas, para hacerles firmar un contrato del cual nunca podrán liberarse, debido a que todas las condiciones les obligan «legalmente» a seguir realizando esa actividad sin ganar nunca su libertad.

Obviamente, este tipo de contratos no son para nada legales, porque aunque se encuentren redactados según los estándares comerciales de un país, violan derechos humanos que están por encima de cualquier forma contractual, lo que deja sin vigor este tipo de vínculo laboral.

Pero, para la mayoría de las personas que aceptan estos convenios y terminan atrapadas en una pesadilla que pareciera no tener fin, el temor a ser descubiertos (en caso de inmigrantes ilegales), el temor a que dañen a sus familias (extorsión) o simplemente el temor a no recibir la recompensa prometida, los hace mantenerse en el lugar y no luchar por su libertad.

Fotografía de Esbin García

Tipos de esclavitud presentes hoy en día

Entre las formas más comunes de esclavitud moderna se encuentran:

  • Trabajo forzoso: Aunque en un principio las palabras «trabajo forzoso«, nos pueden recordar a un tipo de castigo en el sistema penitenciario de algunos países, en realidad, muchas personas en el mundo son víctimas de este tipo de ardid laboral. Es más, se estima que en el año 2016 aproximadamente 25 millones de personas trabajaron en algún momento de manera forzada, bien sea en el ámbito de la construcción, del empleo doméstico o en la producción industrial, además de personas que son explotadas sexualmente y los trabajos forzados impuestos por el Estado.
  • Matrimonios forzados: En Asia ocurre mucho que las familias venden a sus hijas a cambio de una dote cuantiosa, sin importar si esta joven desea o no casarse. Pero también, algunas culturas del mundo permiten el matrimonio de hombres con niñas, lo cual es otro tipo de esclavitud, porque estas pequeñas deberán a pasar a formar parte de su propia familia y se espera de ellas un conjunto de acciones no aptas para su edad y nivel mental.
  • Trabajo infantil: No importa si esto se da por condiciones de necesidad dentro de una familia o por medio de la trata de blancas para la esclavitud moderna, lo cierto es que emplear a un niño para exigirle una jornada mayor a un adulto y pagarle menos o simplemente no pagarle en absoluto, es una de las formas de esclavitud modernas más extendidas en la actualidad.

Mercado La Terminal, zona 4 de la Ciudad del Futuro, Guatemala. Fotografía de Carlos Hernández Ovalle

50 países para la libertad

En 2021 se alcanzó el objetivo inicial de que 50 países ratificaran el Protocolo sobre Trabajo Forzoso. Pero la lucha no termina aquí. Se sigue trabajando para conseguir que más países se unan para acabar con la esclavitud moderna.

 

¿Qué hacer para ayudar a terminar contra la esclavitud?

Existen muchas acciones que realizar para evitar que la esclavitud moderna siga existiendo, algunas de ellas son:

  • Sumarte a un movimiento u organización que luche por los derechos de los trabajadores.
  • Ayudar a crear materiales informativos que impidan que mayor cantidad de personas caigan presas de estos círculos de explotación.
  • Difundir mensajes que sirvan a la concienciación de las personas por medio de las redes sociales y si lo haces el 2 de diciembre, recuerda acompañarlo con el hashtag #DíaInternacionaldelaAbolicióndelaEsclavitud.