Un día como hoy, pero hace 10 años, el el 4 de agosto de 2012 , el marchista guatemalteco Erick Barrondo, apenas 21 añitos escribía su nombre con letras plateadas en el libro de la historia mundial del deporte al conquistar la primera medalla olímpica para nuestro país en los Juegos Olímpicos de Londres.

Rompiendo todos los pronósticos

La histórica hazaña se recuerda con orgullo y nostalgia, pero estuvo marcada por la adrenalina. Fue justo a la mitad de la competencia cuando el el originario del municipio de San Cristóbal Verapaz ,Erick Barrondo comenzó a destacar como uno de los principales contendientes por la medalla al incorporarse en el pelotón principal a falta de 10 kilómetros para finalizar la  carrera. La algarabía nacional era evidente al ver a nuestro paisano taco a taco con los marchistas de la élite mundial rompiendo todos los pronósticos.

Mientras los creyentes de la fe encomendaban al deportista con Jesucristo, todo el país permanecía en vilo esperando que no fueran a descalificarlo por sufrir demasiadas penalizaciones (ya llevaba 2 y una más lo habría dejado fuera de la competencia). En la recta final de la competencia (los últimos dos kilómetros) Valeri Borchin se desvaneció súbitamente y no consiguió culminar la carrera. Barrondo se encontraba entre los primeros tres y fue así como con una tenacidad feroz no se rindió jamás y cruzó la meta en segundo lugar por detrás del chino Ding Chen quien hizo 1:18:46 horas. Erick Barrondo conquistó la plata 11 segundos por detrás de quien se llevó el oro.