En la noche del 22 al 23 de agosto de 1791, se produjo en Saint Domingue, actual República de Haití, el comienzo de una sublevación que sería de suma importancia para la abolición del comercio transatlántico de esclavos. Durante esas jornadas de rebeldía, los haitianos se convirtieron en la primera nación de América en conseguir su independencia.

En este contexto, el 23 de agosto de cada año se conmemora el Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición. Esta efeméride se llevó a cabo por primera vez en varios países, en particular en Haití (23 de agosto de 1998) y en la Isla de Gorea (Senegal) (23 de agosto de 1999).

La finalidad que persigue este día es inscribir la tragedia del comercio de esclavos en la memoria de todos los pueblos. De conformidad con los objetivos del proyecto intercultural «Las Rutas de las personas esclavizadas», ha de representar la ocasión para efectuar una reflexión colectiva de las causas históricas, los métodos y las consecuencias de esa tragedia, y para analizar las interacciones a las que ha dado lugar entre África, Europa, las Américas y el Caribe.

De la serie «Zafra» el fotoperiodista Simone Dalmasso ilustra las pésimas condiciones laborales en los monocultivos de la Costa Sur guatemalteca.

Aunque la explotación humana sigue manifestándose de múltiples formas en la época actual, ya es hora de abolirla de una vez por todas. Al menos ese pensamos desde la redacción de Indagador SVC, parafraseando a la directora general de la Unesco.

Es hora de reconocer la dignidad igual e incondicional de todos y cada uno de los individuos. Recordemos hoy a las víctimas y a los defensores de la libertad del pasado para que inspiren a las generaciones futuras a construir sociedades justas.

Un poco de historia

En realidad, la trata de esclavos como comercio legal tuvo una duración de un poco más de 400 años, durante los cuales se vendieron a más de 15 millones de hombres, mujeres y niños, como si fuesen ganado, para someterles a los trabajos más duros y a condiciones de vida infrahumana.

La ruta del esclavo

La Ruta del Esclavo, es un proyecto intercultural que elaboró la UNESCO, con el propósito de celebrar esta fecha.

Se trata de efectuar un examen colectivo de las causas históricas que dieron origen a este tipo de explotación racial, estudiando tanto sus métodos como las consecuencias de la tragedia.

También el proyecto busca conocer la forma en la que se originó la interacción entre África y Europa, a la que luego se sumaría América y el Caribe.

El ideal que persigue la Ruta de Esclavos es el de no olvidar a los héroes anónimos por la libertad de toda una raza que se opusieron a los prejuicios raciales y a la explotación humana.

Fotografía de Simone Dalmasso

Cómo conmemorar este día

Lo más recomendable para celebrar el Día Internacional para el recuerdo del comercio de esclavos y su abolición, es asistir a charlas y simposios sobre el tema.

Asistir a un acto cultural donde se exponga un poco de la cultura africana o documentales que muestren la lucha de los esclavos por su libertad.