Hoy se conmemora a nivel latinoamericano el Día del Nutricionista, dicha celebración viene gestándose desde el año 1974, recordando el nacimiento del doctor Pedro Escudero, médico argentino pionero de la nutrición.

Muchos desean poseer un cuerpo en óptimas condiciones con un sistema inmunológico fuerte, que además les evite padecer enfermedades crónicas, lo anterior es muy difícil si no se lleva una alimentación adecuada. Aquí es donde cobra especial relevancia el acompañamiento de un profesional de la nutrición, quien no se encarga únicamente de enseñarle a las personas cómo alimentarse, sino que también les explica cuáles son las combinaciones de alimentos que deben consumir para lograr hábitos más saludables.

Según Amelia Cisneros, nutricionista guatemalteca, una dieta equilibrada debe incluir todos los grupos de alimentación (frutas, verduras, cereales integrales, etcétera) y prestar atención sobre todo a evitar la ansiedad.

Guías alimentarias

Las guías alimentarias para Guatemala son un instrumento educativo para que la población elija los alimentos para una dieta saludable, y están dirigidas a la población sana mayor de dos años.

Existen dos clases de nutrientes: nutrientes mayores (macronutrientes) y nutrientes menores (micronutrientes).

  • Nutrientes mayores: son aquellos que el cuerpo necesita en mayores cantidades siendo éstos: carbohidratos, proteínas y grasas.

Carbohidratos: son los que proporcionan al organismo energía, indispensable para el funcionamiento y desarrollo de las actividades diarias, como, por ejemplo: caminar, trabajar y estudiar. Los alimentos fuentes de carbohidratos son: granos, cereales, papa, pan, yuca, plátano, azúcar, miel, etcétera.

Proteínas: su función principal es la formación de todos los tejidos en el organismo, por ejemplo: músculos, cabello, piel y uñas, entre otros. Además, son necesarios para el crecimiento adecuado. Las proteínas pueden ser de origen:

  • Animal: entre ellas están todo tipo de carnes, leche y huevos.
  • Vegetal: frijoles, soya, así como las mezclas de harinas (Incaparina y otras similares).

Grasas: son una fuente concentrada de energía. Son constituyentes de la pared celular, ayudan a la formación de hormonas y membranas, útiles para la absorción de las vitaminas liposolubles. Las grasas pueden ser de origen:

Animal: como la manteca de cerdo, crema, mantequilla, etcétera.

Vegetal: aceites y margarina.

  • Nutrientes menores:los que el cuerpo necesita en menores cantidades siendo éstos: vitaminas y minerales.

Vitaminas:  Ayudan a regular las diferentes funciones del organismo. El cuerpo humano sólo las necesita en pequeñas cantidades, pero si no se consumen, afectan la salud del individuo. Las vitaminas se encuentran en pequeñas cantidades en casi todos los alimentos, principalmente en frutas, hierbas, verduras y productos de origen animal.

Minerales:  Al igual que las vitaminas, los minerales se necesitan en pequeñas cantidades. Estos forman parte de los tejidos y participan en funciones específicas del organismo. Los minerales también están presentes en pequeñas cantidades en muchos alimentos, especialmente en los de origen animal.