La Universidad de San Carlos de Guatemala arriba hoy a sus 346 años de existencia. Fue un 31 de enero de 1676 cuando por fin se autoriza su creación, pero fue hasta el año 1681 que se empezaron a impartir las primeras cátedras, luego de sortear una serie de controversias y contratiempos.

El principal impulsor de la Usac fue el obispo Francisco Marroquín, quien solicitó por primera vez su creación a la Corona española en el año 1545 y en su testamento dejó algunos terrenos para que estos fueran usados para construir colegios, donde se impartía educación académica ante la ausencia de una universidad.

Tras múltiples peticiones durante 15 años a través de cartas que enviaba España, un año antes de su muerte, el obispo Marroquín acordó fundar el Colegio Santo Tomás de Aquino, por lo que en su testamento dejó para dicho objetivo unos terrenos en Jocotenango. A las peticiones de Marroquín también se unieron la Real Audiencia, el episcopado, los cabildos y los procuradores de la ciudad.

Fue el rey Carlos II quien en 1676 promulgó la Real Cédula de Fundación de la nueva universidad en Guatemala (en ese momento había únicamente 3 universidades en América). El documento llegó a la Ciudad de Santiago de los Caballeros el 26 de octubre de 1676.

Fue en enero de 1681 que comenzaron las cátedras en la Universidad de San Carlos, con 60 estudiantes inscritos (36 pertenecían a Filosofía, 7 a Teología y el resto se repartía entre Instituta y Cakchiquel). Los títulos que se otorgaban en aquella época eran bachiller, licenciado, maestro y doctor.