Las democracias de cualquier nación están sustentadas sí o sí con las elecciones libres, participativas y representativas. Es por ello que el primer jueves de febrero se conmemora el Día Mundial de las Elecciones.

La fecha conmemorativa apareció tras celebrarse la Conferencia Mundial de Oficiales Electorales en Hungría en septiembre del año 2005. Fue allí cuando expertos de distintas partes del planeta compartieron la visión de fortalecer el desarrollo de los procesos democráticos en las naciones del mundo.

 

Las elecciones hacen posible la democracia

El voto es universal, directo y secreto y fue a partir de 1948 que se empezó a considerar un derecho humano básico. En la actualidad es rarísimo encontrar un país que no organice elecciones presidenciales, municipales y parlamentarias periódicamente.

Obviamente siempre habrá dictaduras disfrazadas de democracias o sistemas democráticos en donde las alternativas sean terriblemente malas, aquí el reto es lograr que las naciones respeten celebrar las elecciones en un contexto democrático y participativo.

 

Los objetivos de esta efeméride son los siguientes:

  • Informar a la opinión pública acerca de los tipos de sistemas de votación.
  • Sensibilizar a los parlamentos, gobiernos, políticos y líderes mundiales acerca de la importancia de la promoción de una cultura democrática y altos niveles de participación electoral.
  • Estimular a los nuevos votantes y votantes jóvenes para que se comprometan con los valores democráticos.