En el marco de las celebraciones más extrañas y como un claro ejemplo de cómo la mercadotecnia aprovecha cualquier ocasión para vendernos lo que sea, hoy es el momento oportuno para devorar un pastel Selva Negra, según lo dicta una tradición que comenzó a celebrarse en Estados Unidos y se ha extendido a otros países del globo.

 

SOBRE EL SELVA NEGRA

Este pastel está compuesto por varias capas intercaladas de dulce de chocolate, crema y cerezas. Se acostumbra a decorarlo en su capa exterior con virutas de chocolate y cerezas.

La receta original proviene de la ciudad alemana de Baden, donde se elabora un vino de cerezas ácidas que se usa en el pastel de la Selva Negra. ¡Hoy es el día de dar el brazo a torcer y caer redondo ante los embates irresistibles de ceder ante el chocolate y el exceso!