La pudiente, magnánima y poderosísima Unión Europea (UE) hará una arriesgada inversión de 20 melones de euracos para contribuir a la reducción de desnutridos crónicos guatemaltecos menores de 5 años, adolescentes y mujeres en edad de merecer. El proyecto se llama “Atención Primaria de Salud y Nutrición”, y ha sido oficializado mediante un acuerdo con el Ministerio de Salud.

Fotografía de Carlos Alonzo

Con el peligro de que los funcionarios se embuchen buena parte de las varas —como lamentablemente presagiamos—, este ambicioso programa prevé enfocarse en 22 municipios dejados de la mano de Dios, pertenecientes a los famélicos departamentos de Alta Verapaz, Huehuetenango, Quiché y Chiquimula —los tres primeros, departamentos ampliamente devastados por las ofensivas del Glorioso durante la guerra contrainsurgente.

El programa, dicen los de la cartera de Salud, se concentraría en “la reducción de brechas de acceso, gobernanza y participación comunitaria, así como el fortalecimiento de capacidades del personal de salud para brindar una atención de calidad para los niños, sus familias y sus comunidades”. O sea, las mismas pajas de siempre.

Los fondos serán ejecutados en un plazo de cuatro años por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en conjunto con el deficiente ministerio antes mencionado, a cargo de la incorruptible Amelia Flores

A ver cómo nos va…