PARTICIPACIÓN POLÍTICA

En mi artículo anterior compartí el primer pilar de cuatro sobre los cuales descansa un partido político humanista. Ahora presento lo que desde el marco político significa el Bien Común.

De los más de 20 partidos políticos formalmente inscritos, en Tribunal Supremo Electoral ¿Cuáles tienen como fundamento ideológico la doctrina del Bien Común? y quienes lo tengan plasmado en algún documento deberían exponerlo para que se tenga como un estándar de comparación entre el actuar de los políticos pertenecientes al partido y lo que significa el principio del bien común. El Bien Común es el conjunto de condiciones sociales que permiten y favorecen a los seres humanos el desarrollo integral de todos y cada uno de los miembros de la comunidad.

Fotografía de Fernando Chuy

El Bien Común, es un “bien” genuino y es auténticamente “común”. Que sea “bien” quiere decir que da satisfacción a las necesidades del ser humano en su entera naturaleza espiritual, moral y corporal, proporcionándole la paz, la cultura y todo lo necesario para el desenvolvimiento pleno de su existencia; es “común” porque es un bien de la sociedad entera. El Bien Común es de todos y para todos. No promueve la ventaja de un grupo o clase alguna, sino el beneficio de todos. No puede excluirse a nadie de los beneficios del bien común argumentando pertenencia a un partido, religión, sexo, raza, convicción política o posición social. Nadie, ni los aún no nacidos ni las siguientes generaciones deberán ser excluidos de tales bienes.

Ahora bien, los ciudadanos guatemaltecos no hemos comprendido (o quizá algunos no han leído los primeros dos artículos de la Constitución Política de la República, porque no henos logrado exigir a los políticos que hacen gobierno el cumplimiento de lo escrito en la constitución, que literalmente dice: Artículo 1º. El Estado de Guatemala se organiza para proteger a la persona y a la familia; su fin supremo es la realización del bien común. Artículo 2º. Es deber del Estado garantizarles a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona. Todo está centrado en la persona, su dignidad y su bienestar en sociedad. Ya que estamos próximo a nuevas elecciones, estos dos artículos debería ser la base para evaluar el desempeño y resultados del gobierno que termina su período y analizar el plan de gobierno del sucesor; ¿Qué se proponen desarrollar para dar pleno cumplimiento al contenido de los artículos 1 y 2 de la constitución.

El político que durante su campaña alude el principio del Bien Común como fundamento de su partido, debe presentar un plan de gobierno coherente, porque no podrá construirse el orden social necesario si solamente existe buena fe o buena voluntad, siendo también necesaria la eficacia real en la construcción del bien común. El bien hay que hacerlo bien no basta la fe sin las buenas obras. La realización del Bien Común simultáneamente implica la justicia, la seguridad, la defensa del interés general, el respeto y la protección de la persona y sus derechos. El Bien Común es concreto, porque siempre es una realidad tangible, un medio organizado conforme a los mejores recursos del momento. El Estado tiene como misión cuidar directamente, mediante una amplia planificación y coordinación de la cooperación social, todas las necesidades existenciales de sus miembros, contando con una amplia gama de políticas públicas además de un amplio sistema de derechos humanos que protejan a las personas en todas las eventualidades de la vida, proporcionándoles la ayuda que necesitan.

El Bien Común es dinámico y perfectible, al lograr metas, surgen de inmediato nuevos retos; trabajar y hacer política de bien común para un gobierno humanista es tarea permanente.