De acuerdo con las investigaciones, los integrantes de esta estructura del crimen organizado ofrecían puestos de trabajo en el Ministerio Público (MP) a cambio de un pago.

La red de estafas fue puesta al descubierto a través de una denuncia realizada en abril del presente año en donde se estableció que los integrantes de esta banda criminal, quienes se hacían pasar por funcionarios del Ministerio Público, contactaban a sus víctimas a través de llamadas telefónicas.

Los delincuentes contactaban a personas que se encontraban apoyando al MP como pasantes y que tenían aspiraciones laborales dentro del ente investigador. Los criminales les ofrecían una plaza laboral, pero a cambio debían entregar una suma de dinero para no pasar por las evaluaciones de rigor de la institución.

Los depósitos se pedían en distintas cuentas bancarias y tras meses de investigación los fiscales del MP lograron reunir las evidencias necesarias para sustentar la persecución penal en contra de los hoy capturados: Erika Azucely Pérez Morales alias “Elena”, José Toribio Jiménez Juárez alias “Chepito”, William Emmanuel Chitay López, Selvin Enrique Zuleta Cruz, las hermanas Joselyn Albairis y Wendy Mariela de apellidos Valenzuela Hernández y Carlos José Mendizábal Montesdeoca.

Las capturas se realizaron en coordinación con agentes de la Policía Nacional Civil tras una serie de allanamientos en el municipio de Palín en Escuintla, Amatitlán, Villa Nueva y la Ciudad de Guatemala, donde los investigadores secuestraron una fuerte suma de dinero en efectivo y boletas de depósito que servirán como evidencias para sustentar las acusaciones en su contra.

El Ministerio Público instó a la población través de un comunicado publicado en redes sociales a no dejarse engañar por personas inescrupulosas que sola andan viendo a quien agarran de maje y recordó que sus criterios y procesos de contratación cumplen con rigurosos protocolos de evaluación en donde desde luego nunca se pide dinero a cambio de favores.