En Guatemala las iglesias no pagan impuestos porque de esa forma que los gobernantes mantienen satisfechos a los líderes religiosos para evitar que estos viertan comentarios críticos sobre su administración política. Lo anterior hace que los gobernantes se sientan libres de pecado y jueguen con la devoción de la ciudadanía.

¿Usted se ha preguntado por que cada vez que toma posesión el nuevo gobernante se va a las iglesias a que oren por su gestión? En el Dios que usted y yo creemos eso no debería ser contemplado dentro de la religión, debemos saber que lo único que hacemos al alcahuetear ese espectáculo es contribuir a un acto de corrupción.

 

DAD AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR Y A DIOS LO QUE ES DE DIOS

Las iglesias utilizan los ingresos económicos que reciben para realizar remodelaciones de alto valor en su infraestructura y para sostener bienestar de aquellos que la integran su cúpula. Siempre he creído que si las iglesias no van a pagar impuestos deberían tener programas de inclusión y convivencia, organización de actividades deportivas en las comunidades donde tienen injerencia, ofrecer ayuda a personas en conflicto con la ley para incoprporarlos a la Iglesia y alejarlos a los actos delictivos.

A los programas anteriores debería sumarse uno que contribuya a la nutrición de personas en situación de calle o bien en extrema pobreza, llegando a este punto, la gran pregunta es: ¿Para qué utilizan todos esos millones de quetzales que reciben en forma de diezmos, ofrendas, subsidios y donaciones? Para mí las iglesias sí deberían pagar impuestos pues reciben una cantidad de ingresos bastante atractiva que debería ser utilizada para realizar remozamientos en escuelas, abastecer hospitales, ese dinero no fomentaría más la corrupción, pero sí serviría para beneficiar al prójimo.

Esos ingresos no deberían de dárselos al Estado, pero sí contribuir con la sociedad y tener un mejor país. Las iglesias evangélicas, católica, mormona y todas aquellas organizaciones que lucran través de la religión aparte de dar el evangelio, ¿en que más aportan?, será que somos más los buenos que nos ayudamos unos a otros porque claro fue no vi ninguna iglesia que reciben grandes cantidades de dinero apoyar a un ciudadano a inicios de pandemia, tampoco abogar o solicitar al gobierno por todas aquellas personas que perdieron un empleo y mucho menos verlas llenar un camión e ir a las calles a dar un poco de aquellas personas que les aportaron.

Seamos claros no vamos a llegar a ningún lado si continuamos así, debemos de reestablecer el tejido social que se ha ido perdiendo no podemos ver a la persona que está a nuestra derecha o nuestra izquierda que no tienen nada que comer, pero contribuimos a dar aquellas personas que utilizan la fe o la religión para intereses espurios y oscuros.