SIN TAPUJOS

Buscando algunos documentos, me encontré una nota de mucho tiempo atrás que aún considero oportuna para los momentos que estamos viviendo  en Guatemala, la temática es sobre un catastrófico terremoto y un tsunami (maremoto) que estremeció Japón, y cómo una carretera que quedó completamente destruida fue reparada y habilitada apenas seis días después de los hechos trágicos.

Fotografía de Moisés Castillo

Esto lo comenté con algunas amigas, hubo quienes me dijeron que los japoneses cuentan con mucho dinero para reparar inmediatamente los daños, otros señalaron que los japoneses son personas con mucha honestidad, transparencia, disciplina y actitud positiva, lo que hace que sean muy eficientes y eficaces en las realizaciones de sus obras.

Sobre seguro que después de esas desventuras, los japoneses deben de haber pasado apuros económicos, porque fue una catástrofe de grandes magnitudes y claro que se necesitaba mucho dinero para todo lo que tenían que reconstruir, pero yo apuesto más, a que los japoneses cuentan con algo más importante que el dinero, y es decencia, actitud positiva y disciplina, y eso es lo que los ha hecho ser grandes, ya que en poco tiempo no había huella alguna de lo que causaron los siniestros naturales.

En cambio, aquí en Guatemala para construir una carretera en primer lugar hay que sacarla a licitación pública y es cuando empiezan los mafiosos a mover sus tentáculos para ver si son favorecidos, hasta que se adjudica, después se inicia la construcción de unos cuantos kilómetros y como hay que pagar un montón de favores, la misma hay que hacerla de mala calidad para que haya dinero para todos los que hay que untarles la mano, y esa carretera con el primer invierno se hace desgracia, pero muchos quedan complacidos porque salieron de penas económicas y es así que en cualquier obra pública que se realice, está la consabida mordida.

Fotografía de Moisés Castillo

Por eso hago el parangón entre japoneses y nosotros. No es cuestión de dinero, ese ha sido nuestro eterno pretexto para justificar la ineficiencia, es asunto de transparencia, honestidad, actitud y disciplina, mientras continuemos consintiendo la imperfección, la mediocridad y aceptando la politiquería, Guatemala nunca levantará vuelo.

“Ser honesto no puede hacerte conseguir un montón de amigos, pero siempre te hace obtener los correctos”.

John Lennon

 

¡NO NOS VAN A CALLAR!

[email protected]