Haciendo uso de una maniobra que levanta demasiadas suspicacias, el presidente del Congreso de la República, Allan Rodríguez, aprobó una convocatoria interna para ocupar 28 plazas en puestos claves de dirección dentro del organismo Legislativo.

Distintos analistas coinciden en sospechar de las verdaderas intenciones de Rodríguez cuyas oportunistas acciones se producen en los días previos a la elección de una nueva Junta Directiva parlamentaria para el próximo período y también justo antes de la aprobación del Presupuesto General de la Nación del siguiente año.

Eddie Cux, miembro de Acción Ciudadana, dijo en una entrevista a La Hora, que las referidas plazas podrían usarse para manipular la elección como una herramienta de negociación entre las partes que conforman la maraña Legislativa.

Otros analistas coinciden en que el Ejecutivo también podría resultar beneficiado con estas negociaciones poco transparentes luego de que en días recientes perdiera su injerencia en el Congreso y se desgastara la relación entre la alianza oficialistas y las bancadas afines.

Los puestos a ocupar son 18 jefaturas en distintas áreas administrativas del Congreso de la República, así como 5 direcciones y subdirecciones. Dichas plazas han estado desocupadas desde hace varios años y según el diputado Armando Castillo no se ocupan porque los empleados saben que de ahí sí pueden ser removidos.

 

SINDICALISTAS SE OPONEN A CONVOCATORIA

Integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores del Organismo Legislativo (Stol) entregaron a la JD del Congreso una carta en donde evidencian el elevado costo que representarían para el Congreso las plazas recién abiertas (más de 10 millones anuales) por lo que pidieron cerrar la convocatoria. Los sindicalistas consideran que es necesario que primero se cumpla a cabalidad la Ley de Servicio Civil y el Reglamento del Congreso, así como realizar ascensos por concursos para que no exista discriminación.