Para acabarla de ajustar y por si la crisis política y de institucionalidad que se vive en el corazón del mundo maya fueran poca cosa, ahora resulta que los centros de vacunación Covid-19 están saturados. Mientras el presidente de los 57 salarios mínimos mensuales, el célebre Alejandro Giammattei continúa ofreciendo consejos gratuitos en su gira por Costa Rica sobre la situación que vive Nicaragua, aquí en la Ciudad del Futuro se observan largas filas de vehículos que abarrotan desde la madrugada los alrededores de la Universidad Rafael Landívar y la Usac.

La cola de vehículos para ingresar a la Usac abarcaba varias calles de La Reformita.

Mientras en la zona 6 cientos de guatepiortecos se amontonaron desde las tres de la mañana para acaparar los primeros lugares en el centro de vacunación Enrique Gómez Carrillo, el cual abrió sus portezuelas a las 8:00 AM y únicamente repartieron 1,200 números para inmunizar a la mara. En el polideportivo del Barrio Gerona en la zona 1 también se produjo amontonazón.

En Cayalá en donde también hay un centro de vacunación la situación también se puso color de hormiga con las filas, cientos de personas acuden a pie y en lujosas ranflas en busca de su primera dosis. En esta zona predilecta por la élite y las clases medias se usa la rusa, es decir la Sputnik-V.

 

LA MARA SE PUSO PARA BALAZOS

Muchos ciudadanos se pusieron como la gran diabla luego de haber sido citados para recibir la segunda dosis y al llegar llevarse la desagradable sorpresa de no ser atendidos. La mayoría de estas personas burladas pertenecen a la tercera edad, entiéndase ya están bien betabeles y no están para estar pasando penas y sufrir por la ineficiencia de las autoridades de Salud.