La mara gruesa pro Derechos Humanos, incluida por supuesto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se reunió con Gloria Porras, preocupadísimos por la negativa del infame Congreso de Guatepior de juramentar a la magistrada electa para la Corte de Constitucionalidad.

Gloria Porras. Fotografía de Carlos Sebastián

La Comisión hizo saber en su cuenta de Tuiter que Antonia Urrejola, presidente de la Cidh, y Esmeralda Arosemena, relatora para Guatemala, ya le vieron la ficha a Porras, en una reunión donde también participó la Procuraduría de Derechos Humanos y otras organizaciones civiles de nuestro pobre país. Al parecer, los comisionados están encabronadísimos con los diputados —casi igual que nosotros—, y les exhortaron a ponerse la mano en la que no tienen… y que hagan favor de “respetar el proceso de nombramiento en la Corte de Constitucionalidad conforme a la normativa interna y las obligaciones internacionales”.

Los diputransas rechazaron el lunes dos apelaciones del Consejo Superior Universitario de la Universidad de San Harvard (CSU), en contra de los ridículos amparos que han impedido la juramentación de la magistrada. Uno de los amparos, emitido por la Sala Sexta de Apelaciones, a nombre del abogánster Erwin Rueda, ya había sido suspendido definitivamente, y declarado sin materia.