La Corte de (in)Constitucionalidad (CC) mandó a pedir a la incorruptible jueza de Mayor Riesgo “D”, Erika Aifán, que especifique cuándo fue que Moisés Galindo ejerció como abogánster de uno de los criminales señalados dentro del caso Caja de Pandora (aquel por el que Mono de Oro montaba en cólera), antes de resolver una apelación contra el testimonio de Alejandra Reyes Ochoa, soplona eficaz y expareja sexoafectiva del capitán Lima, asesinado en un sangriento motín carcelario.

La apelación del avieso abogánster Galindo es un “auto de mejor fallar” en contra de la Sala Primera de Mayor Riesgo, que en su momento dictó “nanay cucas” a un amparo que pretendía dejar sin efecto el convenio de colaboración eficaz de la Ale Reyes.

Alejandra Reyes (izquierda) excompañera sexoafectiva del finado Byron Lima.

La ex de Byron Lima Oliva, soltó la sopa sobre la existencia de una red criminal dirigida por Lima desde la cárcel de Pavón. Es natural que Galindo haga todo lo posible por entorpecer el proceso, ya que los soplidos de la soplona lo involucran en el caso. Al parecer el honorable licenciado habría recibido un vehículo de manos de Byron Lima como pago de sus servicios profesionales, pero antes la misma ranfla había sido “donada” al capitancito como pago por el traslado de un reo.

Otro soplido de la Ale Reyes, menciona la infinidad de varas que el capitancillo invirtió en el extinto Partido Patriota y los nexos que las autoridades de la Municipalidad de Guatemala (entiéndase Mono de Oro) tenían con el exmilitar.

La clica del capitán Lima Oliva realizaba, junto a personas particulares como el abogado Galindo y funcionarios del Estado guatemalteco, el cobro de coimas a reclusos para obtener beneficios a conveniencia.

El abogánster Moisés Galindo.

Según evidencia de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, durante el 2012, Lima probablemente coordinó el traslado de más de 100 reos a la cárcel Pavoncito. Huelga decir que el capitán enhebrado por el asesinato de monseñor Gerardi, tenía adentro de prisión un poder de la gran diabla…

Otra parte de la investigación determinó que el bróder de Byron Lima, que venía siendo algo así como el patojo chispudo del capitán, hacía los bisnes en el mundo exterior con la Municipalidad de Guatemala y el Partido Unionista, por medio de la cooperativa Torre Fuerte. Mono de Oro (AKA Álvaro Arzú) pasó como 20 años en la Muni, antes de que le diera un patatús, probablemente por no aguantar la presión del Caso Pandora, o porque simplemente su turbio y anciano corazón ya no daba ton-ton. Nunca lo sabremos.

La versión popular sobre la misteriosa muerte de Mono de Oro aduce más bien un milagroso caso de resurrección. Según las malas lenguas, Mono de Oro fingió su muerte y la anda pasando de lo lindo allá por las Europas… Nunca lo sabremos.