Luis Armando Solórzano Subuyuj falleció ayer a manos de tres agentes de la Policía Municipal de Antigua Guatemala, según se puede observar en videos que circulan en redes sociales, Luis Armando sufrió violencia policial. El Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) determinó que la causa de su muerte se debió a un trauma cerrado de tórax.

El joven de 33 años vivía en la aldea Guardianía El Hato y se dedicaba a vender gas propano en la ciudad colonial. Ayer en horas de la tarde le comunicó a su hermana que sentía mucho calor. Momentos después se quitó la ropa y salió corriendo de su vivienda. Aunque sus familiares intentaron localizarlo no lo encontraron sino hasta después del lamentable incidente con los policías municipales.

Peritos del INACIF encontraron durante la necropsia múltiples lesiones de tipo contundente en todo el cuerpo, especialmente en la cabeza y el tórax. El instituto forense aplicó en el cadáver de Solórzano Subuyuj el protocolo de Minessota, un modelo de investigación legal que se utiliza en ejecuciones ilegales.

Los padres de Luis Armando negaron que su hijo sufriera algún tipo de adicción. Sin embargo, mencionaron que hace dos años sufrió una descarga eléctrica la cual le ocasionó algunos daños, no obstante, se recuperó y siguió con su vida normal. Sus amigos y familiares exigieron a las autoridades que agilicen las investigaciones para esclarecer el crimen.

La Policía Nacional Civil detuvo a los Policías Municipales involucrados, se trata Juan Carlos Tomás López, de 58 años; Ángel Gustavo Jiménez Pineda, de 40 años, y a Guillermo Salomón Noj Lara, 29 años quienes fueron consignados al juzgado correspondiente.

Víctor Hugo del Pozo, alcalde de la Antigua Guatemala, dijo que ya fueron entregadas al Ministerio Público las pruebas para que puedan comenzar con la investigación.