La Fiscalía contra la Corrupción del Ministerio Público presentó una solicitud de antejuicio para poder darle una buena calentadita en el tambo al peor presidente de Guatemala en tiempos de paz y comediante de pacotilla, el ahora diputado del parasitario Parlamento Centroamericano, Jimmy Morales.

El expresidente Jimmy Morales se hizo fama de llegar de goma a reuniones y hasta dormirse en algunas, durante su periodo de gobierno.

La solicitud contra el expresidente es por haber declarado non grato al comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Iván Velásquez Gómez, aquel infame 27 de agosto de 2017. La decisión arbitraria del expresidente, que violaba acuerdos de carácter internacional suscritos por Guatemala, se dio luego de que la Cicig anunciara una investigación en la que Moralejas era sospechoso de delitos de financiamiento electoral del partido FCN-Nación.

El MP buscará aplicarle la Ley de Herodes a Morales por los delitos de abuso de autoridad y resoluciones violatorias a la Constitución.

La noticia de la solicitud de antejuicio contra el expresidente, se da en un contexto turbio, cuando la semana pasada se trasladó al ahora exjefe de la Fiscalía Contra la Corrupción, Stuardo Campo, hacia otra fiscalía del MP, so pretexto de reforzar otras áreas de trabajo. Campo llevaba muchos casos importantes de corrupción (algunos ya exitosos en sus resultados), y por supuesto, el caso por el que Morales ahora está de nuevo bajo la lupa.