Autor: Roxana Ávila

Los vicepresidentes de carambola

Ni abogados penalistas, ni periodistas de ocasión, mucho menos pastores evangélicos o académicos corruptos deberían tener cabida en ese puesto que requiere de habilidades políticas, diplomáticas, con alto grado de honestidad y experiencia en cargos públicos que se hayan desempeñado sin tacha.

Lee mas