La Fiscalía contra la Trata de Personas del Ministerio Público de esta banana republic, llevó a cabo hoy la “Operación Jaguar”, a la caza de depredadores y esclavistas sexuales en el país, y en especial en el Centro Histórico de la Ciudad del Futuro que parece del pasado. Por supuesto, las víctimas predilectas de estos diabólicos crápulas, son patojas y patojos que todavía no cuentan con Documento Personal de Identificación (DPI). 

La Unidad contra la Pornografía Infantil recibió una denuncia el 20 de mayo, en la que le ponían el dedo a un depredador  que exporta contenido de vejaciones infantiles en la plataforma Google…

En otro caso, a la inquisición civil le pasaron el norte de un  anciano decrépito de supuesto origen extranjero que sostiene orgías remuneradas con chavitas vulnerables de las inmediaciones del historical center, utilizando para el propósito su guarida sita en el 6to piso del edificio Centro Vivo (6ta av. “A” y 11 calle, zona 1), contiguo a ese antro que ha sido la perdición de innumerables muchachos pobres, mejor conocido en el argot hampón  capitalino como “El Billar”. 

Un topo que Indagador.gt ha instalado dentro del Centro Vivo, pudo observar en pleno desarrollo el cateo del apartamento de nuestro presunto pederasta. El topo le calcula una edad de 145 inviernos a este oscuro personaje de tez blanca, y por tanto estima que el operativo policiaco ya ni le va ni le viene, dadas esas edades estratosféricas en las que cada nuevo día es una verdadera prolongación innecesaria de la existencia.

En un tercer caso, la Agencia Fiscal Regional de Occidente con sede en la hermana república del VI Estado de los Altos, investiga a otro presunto pederasta de la 4ta edad, quien a través de una red social estuvo va de pasarle pornografía a una menor. ¡Cosas veredes, amigo Sancho!