El polémico y carismático diputado Aldo Dávila hizo hervir las redes sociales una vez más cuando a principios de esta semana realizó una transmisión en vivo que le permitió a la ciudadanía conocer de primera mano las interioridades de la sesión plenaria en donde la alianza oficialista se resquebrajó y vio frustrado su plan de aprobar el ilegal estado de Calamidad que el presidente Alejandro Giammattei había decretado en consejo de ministros para supuestamente frenar la ola de contagios Covid-19.

Dávila enfrentó y persiguió al presidente de la junta directiva del congreso Allan Rodríguez cuando este decretó un receso que buscaba romper el quorum y la oposición pedía a gritos que se realizara la votación, en medio de la controvertida persecución el diputado independiente le decía a Rodríguez: “Cobarde… Ahí va como la rata gorda que es… miren cómo huye. Cuando no hay capacidad se huye.”

LA TERCERA LEY DE NEWTON

También conocida como principio de acción-reacción, la tercera ley de Newton establece que cuando dos partículas interactúan, la fuerza sobre una partícula es igual y opuesta a la fuerza que interactúa sobre la otra partícula. Lo anterior quizá pueda explicar las interacciones políticas entre Allan Rodríguez y Aldo Dávila cuando el segundo denunció este miércoles ser víctima de persecución debido a la labor que realiza en el Congreso. Según Dávila, sus movimientos están siendo vigilados por personas que se conducen en vehículos de vidrios oscuros sin placas.

Dávila agregó que las acciones de intimidación no se han producido solo contra él sino también han estado dirigidas a miembros de su familia, gente que trabaja con él y miembros de organizaciones con las que el parlamentario trabaja de cerca en pro de la defensa de los derechos humanos.

Habrá que estar ojo al Cristo como ciudadanía para proteger y velar por los derechos de la mayoría sin desamparar a los valientes que le hacen resistencia a la alianza oficial encabezada por el Mastodonte Rodríguez.