Quizás veremos en los próximos días una pequeña segmentación de lo que llamamos “pacto de corruptos” ese grupo conformado por alguna parte de la élite empresarial, políticos delincuentes, jueces, abogados sin ética y narcotraficantes que tienen cooptado el Estado, que viven a costa de los beneficios y facilidades que este les provee, son parásitos que se alimentan sin saciar su hambre y mantienen en la impunidad, han sabido crear un sistema a su gusto, quitan y ponen funcionarios en organismo Judicial a su medida, se han logrado meter hasta el fondo de los tres poderes del Estado, levantando la bandera de la corrupción a toda vista sin ser detenidos aún, se reparten cual botín las arcas del Estado sin importarles el impacto que sus acciones provocan.

Saben que con su actuar, cortan las esperanzas y los sueños de millones de guatemaltecos trabajadores, los guatemaltecos nobles, que con integridad y con precariedades sobreviven el día a día, son los responsables de las muchas muertes, por la mala gestión de la pandemia, por permitir negocios sucios en el sistema de salud, por priorizar las prebendas y no la ética en los puestos del Estado, por ser incapaces, necios y sinvergüenzas.

A Giammattei el autoritarismo le sigue funcionando en Consuelo Porras, única responsable en el Ministerio Público de los negocios del pacto, también con sus ministros, y la Corte de Constitucionalidad, pero le está pasando factura en el Legislativo que anda con segmentaciones y en otros sectores, divide y vencerás dice el dicho, o más bien algunos se están dando cuenta  que las acusaciones en contra de Giammattei son muy recias, por lo que pensarán sagazmente que del árbol caído, todos hacen leña, y justamente es lo que veremos quizás en los siguientes días, y por supuesto que las patadas de ahogado que se vendrán estarán fuertes.

Los sabios se apartarán de la corriente que la pésima administración de Giammattei acarrea, los necios trataran de fortalecerse, los políticos viejos o bien asesorados sacarán partido de lo que se viene, pero la población ¿qué hará mientras todo esto pase?, ¿dejaremos que los de siempre tomen ventaja, bajaremos la guardia, seremos espectadores en este cuento de nunca acabar.?

En algún momento el sistema tiene que reestructurarse, para bien o para mal, será el más vivo el que tome ventaja, pero siempre que pasa eso, a algún coche le llega su sábado, solo es cuestión de tiempo para darnos cuenta cual caerá primero.