La SAT anda ojo al Cristo: develan nueva estructura de evasión

Parece que ahora sí, Marco Livio, el jefe de jefes de la SAT no se va andar con amagues.

El caporal de la SAT, Marco Livio Díaz Reyes, superintendente de la administración tributaria, informó durante una conferencia de prensa que hoy sí le van a aplicar la Ley de Herodes a los delincuentes de cuello blanco que abundan en el empresariado guatemalensis. Izque los procesos de fiscalización realizados en las auditorías programadas y el análisis de la información bajo el nuevo enfoque de gestión de riesgo e inteligencia tributaria, han identificado una nueva estructura delictiva de simulación en el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Inútil sería traducir los tecnicismos que ni los versados en la materia parecen poder explicar con claridad: «En este esquema de simulación, las empresas están inscritas para el pago del impuesto al 25% sobre utilidades; realizan pagos por bancarización en sus operaciones, sin embargo, reducen el gasto del 25% en el pago de los impuestos a los que estas afectan al 7% en el que están inscritos compañías afiliadas relacionadas, además aprovechan el crédito fiscal de 12% comprando bienes personales» (sic). Por lo que se ve, hay un problema de fondo relacionado con los contribuyentes inscritos en el régimen del 7% (que deberían estar en un régimen mayor), puesto que el señor con nombre de emperador romano exhortó a estos a que se pusieran la mano en la consciencia y abandonaran esta mala praxis, ya que la ley no deja otra opción que acudir a las insufribles demandas penales: «Invito a los contribuyentes para que en forma voluntaria se llegue a un acuerdo por la vía administrativa y no judicial». Es decir, que se inscriban en el régimen que corresponde.

Como se sabe, el crédito fiscal que corresponde al régimen del 7% permite que, al comprar inmuebles, vehículos, joyas, entre otros bienes suntuarios, se reduzcan sus impuestos. Lo que estas estructuras de simulación fiscal aprovechan con sumo placer.

En fin, sólo eso le queríamos contar, amable lector.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.