Guatemala, S.A. el país de la eterna privatizadera

Tras un año de pandemia vemos ya luz al final del túnel, la vacuna, que sin embargo para nuestro caso parece tan lejana como la Luna misma, ante la incapacidad de gestión de un Estado fracasado y percibido como corrupto y clientelar. Para muestra un botón, los reportes del ministerio de Salud mismo muestran 7,400 “otros” vacunados ¿Quiénes son? ¿Y con qué derecho tuvieron prioridad? Y el escándalo del alcalde que se nombró a sí mismo “jefe de la unidad de servicios médicos municipal”, para ser el primero en obtener la vacuna, seguido casi instantáneamente por los demás alcaldes agrupados en la ANAM, quienes exigen también ser vacunados primero.

Fotografía de Danilo de Jesús Ramírez

¿Cuál es la prioridad?

Parece que al guatemalteco de a pie le faltaran, según los cálculos, 6 años para poder superar esta crisis, eso es si en el ínterin no viene otra pandemia según está pronosticado.

Negocio gigantesco que me hace recordar el tema de la tecnología de los aparatos electrónicos, las famosas “actualizaciones” y vacunas “antivirus”, ese negocio que en 30 años creó la clase que más riqueza ha ostentado a lo largo de la historia humana. ¿Estaremos en medio de una “actualización”?

El negocio farmacéutico, la “big pharma”, se ha convertido en un ente tan poderoso que, en las propias palabras de la viceministra, “fueron llamados al orden por las farmacéuticas”. ¿Cómo así? ¿Una compañía de medicinas tiene la capacidad de llamar al orden a un gobierno? ¿Qué tipo de acuerdos están firmando que le proveen a un ente privado controlar la información que un gobierno le da a su pueblo?

Una ojeada al presupuesto de la nación nos hace ver que, tres meses después de aprobada la ley de la vacuna, la ejecución apenas va en menos del uno por ciento. Sí, ¡uno por ciento en tres meses! ¿Es esto muestra de la incapacidad de ejecución o de algún plan predeterminado para esperar la liberalización de la venta de vacuna y comprarlas a los distribuidores locales?

Fotografía de Esbin García

Ya tuvimos la experiencia de las pruebas, primero el monopolio del Estado, seguido luego de la liberalización y compra a proveedores locales con el escándalo de las 30 mil pruebas falsas, que, por cierto… ¿Algún avance en esta investigación? Por supuesto que no, fue “un error administrativo”. Si pues…

Así que el camino está trazado, tendremos que esperar a que las farmacéuticas obtengan su permiso de comercialización permanente, ¨ya no de emergencia¨, abran las compuertas a la venta a sus distribuidores y así entonces de una manera expedita aparecerán en Guatemala la oferta total de vacunas, ¿A qué precio, tanto monetario como en vidas perdidas por la espera? Examinemos el caso de Brasil que se ha convertido en el epicentro de la pandemia.

Podemos esperar seguir el ejemplo de India e Indonesia, seguro. Allí ya la compra y distribución de la vacuna se liberó, eso sí con “control de precios”, lo cual dudo sucederá acá.

Sin embargo, deberíamos voltear a ver también el ejemplo de los Emiratos Árabes Unidos, de Rusia y de Cuba. Los tres países están ofreciendo “tour de vacunación” aplicando sus vacunas en forma gratuita a quien visite estos lugares. Estrategia de reactivación económica interesante, además del beneficio obtenido en la salud.

Ni qué decir de los guatemaltecos pudientes, yendo a Miami a vacunarse…

Una respuesta a “Guatemala, S.A. el país de la eterna privatizadera”

  1. Como canta aquel dicho «AQUÍ LES TRAIGO FLORES», todo lo que leo de Aquiles, es oportuno y ligado a veracidad. Lastima que no se dediquen a la politica activa y con versión INCORRUPTIBLE, pues en el pais uren generaciones de gente ejemplar que rectifique ese lamentable rumbo desesperanzador que ha formado un hábito antihumano… El gobernar para el enriquecimiento a costa de la pobreza. Y léase lastÍma. Te recomiendo escribir sobre el cáncer de la IMPUNIDAD. Suerte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.