Es hora de recuperar los espacios políticos

Además de la estrategia de “mantener al país en crisis permanente”, los grupos de poder se han dedicado a desprestigiar todo intento o ideal de un cambio real en el país.

Fotografía de No-Ficción

Primero, han desprestigiado la política. Con el ánimo de controlar a los políticos o poner a su propia gente, se dedicaron a destruir cualquier intento de cambio que los verdaderos políticos trataron de impulsar en este nuevo período democrático iniciado entre 1984 y 1986, cuando se instauró el primer gobierno civil.

Con este “desprestigio” de la política, evitaron que muchas personas correctas tuvieran el interés o la osadía de participar en política; hecho que permitió que quienes hoy gobiernan, sean personas cuyo único interés sea el enriquecimiento indebido con los recursos del Estado, incluso dando la espalda a quienes promovieron esa realidad, y cuyo objetivo también fracasó porque quienes gobiernan ya no necesitan su financiamiento.

Segundo, estos grupos han logrado crear una percepción de que “no hay solución”, y que no vale la pena participar en política porque la realidad del país no puede cambiar. Hoy en día son nuevos actores los que se benefician de que la gente “buena” no se involucre.

Pero ambas situaciones son falsas: por un lado, la política no es mala, no es sucia (son quienes la están ejerciendo mal, quienes la desprestigian). Más bien, la política es el instrumento democrático por excelencia, necesario para construir el bien común y una sociedad en paz. Y por el otro lado, Las cosas sí pueden cambiar; si llega gente correcta que lleve la intención de servir y de hacer las cosas bien.

Fotografía de Simone Dalmasso

Es importante que sepamos que lo que sucede en el país no es casualidad. “Alguien” se está beneficiando de que las cosas sigan igual; de que las cosas no cambien y de que continúe la corrupción. La única forma de cambiar nuestra realidad es UNIRSE, ORGANIZARSE, DENUNCIAR, EXIGIR RENDICIÓN DE CUENTAS Y PARTICIPAR EN LA POLÍTICA. Debemos recuperar esos espacios democráticos políticos y sociales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.